Hostelería

‘La Vega’ renace para triunfar

  • Inminente reapertura del emblemático establecimiento de la plaza de Doña Blanca

  • Los socios no han escatimado esfuerzos e inversión para dar nueva vida al inmueble

Imagen de la planta superior de 'La Vega', en plena reforma. Imagen de la planta superior de 'La Vega', en plena reforma.

Imagen de la planta superior de 'La Vega', en plena reforma. / Miguel Ángel González

‘La Vega’ está quedando de lujo. Tal y como suena. Las reformas se encuentran muy avanzadas y los socios del negocio, los empresarios chinos Sui Ping Zhang y Suli Liu y el asesor Luis Calvo, tienen puestas sus esperanzas en abrir antes del próximo puente. Todo apunta a que será así. Pese a todo, dicha apertura será “una fase de rodaje”, ya que la inauguración del negocio tendrá lugar, de forma indefectible “el próximo 25 de enero”. “Preferimos -dice Luis Calvo- que algo falle en los días previos a que lo haga tras la inauguración. Ya se sabe que siempre hay detalles que ajustar”.

‘La Vega’, ciertamente, está quedando realmente bien. Si algo enamora de este emblemático negocio del centro de Jerez es su planta superior. De aquella terraza, alta y desvencijada, ya no queda nada. Lo que ofrece, para asombro de quienes se acerquen cuando el acceso sea libre, es una planta superior cerrada y completamente acristalada que ofrece vistas en 180 grados de la plaza de Doña Blanca, plaza Esteve, El Gallo Azul, calle Larga, Tornería y calle Santa María.

Luis Calvo y el arquitecto Eric Perignat. Luis Calvo y el arquitecto Eric Perignat.

Luis Calvo y el arquitecto Eric Perignat. / Miguel Ángel González

Las obras comenzaron hace once meses. No se han escatimados esfuerzos (humanos y económicos) en darle nueva vida a ‘La Vega’. Uno de los grandes objetivos era darle una gran vuelta de tuerca, pero sin perder su alma. Es por ello que, entrando a la izquierda, estará la churrería. Hablar de ‘La Vega’ y de churros es hacerlo de una sola cosa.

El negocio, a partir de ahora, se distribuirá en dos inmensas zonas de atención a los clientes. De un lado estará el área de restauración, bar y cafetería, en la zona baja, a la cual se unirá en la entreplanta una bonita vinoteca decorada en madera. La planta superior se destinará al ocio, a un bar musical donde se servirán copas, los consabidos tragos largos. La entrada, según se desee, será por la puerta de toda la vida, en plaza de Doña Blanca (esquina con Esteve) por la calle parada y Barreto, la trasera, donde se ha habilitado tal posibilidad.

Aspecto de la planta baja durante los trabajos de carpintería. Aspecto de la planta baja durante los trabajos de carpintería.

Aspecto de la planta baja durante los trabajos de carpintería. / Miguel Ángel González

Los referidos esfuerzos realizados tienen un buen exponente en la maquinaria que se ha comprado para ‘La Vega’. Toda ella es de última generación, desde hornos de la marca ‘Rational’ a una ‘churrera’ traída desde Valladolid, la capital castellana donde más se entiende de churros.

Otras de las grandes señas de identidad de ‘La Vega’ es su terraza. No se perderá, es más, se verá potenciada con el patrocinio de Bodegas González Byass. Como destaca Luis Calvo, socio y asesor de la compañía, “si algo nos va a destacar va a ser la utilización de primerísimas marcas”.

Estos once meses han necesitado del trabajo de multitud de empresas. A la hora de informar de los ramos que han tenido participación en esta espectacular reforma se encuentran desde constructoras, herrerías, carpinterías, electricistas, técnicos en aislamiento, ambientación musical, climatización... No en vano el importe abonado por los socios para dar nueva vida a ‘La Vega’ ha ascendido a unos 500.000 euros.

Entre las numerosísimas novedades se encuentra un ascensor, así como un sótano completamente reformado donde se ubican los baños. Dicho ascensor permitirá subir a la planta alta, donde una barra en forma de isla, en el centro, presidirá la estancia. Será de piedra onix y las cristaleras dotadas de unos vidrios especiales que evitan el impacto directo del sol así como los reflejos. Igualmente son antivandálicos y evitan que el sonido se propague al exterior. Es justamente el control de sonido de lo último que queda por ultimar en ‘La Vega’. Sólo faltan unos cristales curvados que se instalar en la esquina de Doña Blanca con Esteve. Habían llegado desde Alemania pero uno de ellos se rompió en el viaje. Los suelos, suministrados por Porcelanosa, imitan la madera dando un aspecto muy acogedor.

Entre los objetivos de ‘La Vega’ no está tan sólo ser un establecimiento de referencia del centro de Jerez, algo que a buen seguro van a conseguir, además hay otros importantes objetivos. “Queremos ser parte del centro y ayudarle. Es por ello que tenemos previsto celebrar actividades culturales en nuestras instalaciones, tales como concursos, y además catas de café, cervezas y por supuesto vinos de la tierra”, señala Luis Calvo a este medio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios