El mal estado de la calle y el acerado se suma a el peligro de los coches La calle Vicario, un peligro diario para sus propios vecinos

  • Piden que se ponga remedio a los diferentes problemas de seguridad que presenta la zona

Un socavón en plena calle por donde tienen que transitar los vecinos Un socavón en plena calle por donde tienen que transitar los vecinos

Un socavón en plena calle por donde tienen que transitar los vecinos / Pascual

La problemática que denunciaban los vecinos de la calle Vicario hace justo un año sigue siendo la misma, incluso peor. Aseguran no haber recibido ningún tipo de respuesta, ni mucho menos solución, a las dificultades que tienen desde hace años en una calle aparentemente olvidada por la administración.

Los vecinos de la estrecha calle Vicario, cercana al emblemático barrio de San Miguel se sienten olvidados. “Hace poco tiempo, Endesa metió cableado en una zona concreta de la calle y han dejado un socavón que resulta muy peligroso para las personas que tenemos que caminar por ahí”, asegura Carmen, una de las vecinas de la zona. El peligro aumenta cuando las personas mayores transitan por la calle. Se trata de un desnivel en la calzada importante, que por si fuera poco está acompañado de una alcantarilla que sobresale por el alquitrán que la rodea. “Aún estamos esperando que vengan a arreglar el destrozo que han hecho, pero parece que ahí seguirá”, opinan los vecinos.

Carmen cuenta que todo aquel que pase por la calle debe andar por la zona donde pasan los coches, “no hay opción”. Esto es debido a que, a pesar de la estrechez de la calle, existe una zona de aparcamiento en uno de los laterales. “Para evitar que los coches que pasan revienten espejos, debido a la rapidez con la que circulan algunos y a la estrechez de la calle, los vehículos que aparcamos aquí lo montamos un poco en la acera para que haya un mayor espacio para el tránsito de turismos”. Esto conlleva, cuenta Carmen, a que los vecinos que tienen la entrada a sus casas en ese lugar a veces les cueste hasta salir de sus propias casas. -“Imagínate que hay una urgencia un día. ¿Cómo se saca a una persona de su casa con un coche pegado a su puerta? O peor, ¿Cómo metes una camilla por ahí?”, se pregunta.

Ya no saben qué solución ofrecer estos vecinos de la calle Vicario, pero sí que piden a gritos una ayuda del Ayuntamiento, “que pueda poner solución a este problema. Por ejemplo, hacer la calle peatonal, impedir los aparcamientos ahí o simplemente poner bolardos en las puertas de las casas para que al menos los vecinos puedan salir y entrar con normalidad”.

“A veces, los coches aparcados dificultan que los vecinos puedan salir de sus casas”

El problema de esta calle no acaba aquí. De hecho puedes encontrarlo justo en la acera de enfrente. “Si a la estrechez de la calle le sumas los coches aparcados en la acera de enfrente, se crea la situación de que los vehículos que transitan por allí para salir a la plaza del Carbón, algunos a demasiada velocidad, se montan encima de la acera”, explican vecinos de la calle. “Yo cada vez que salgo por mi puerta, que está en esa acera, tengo que asomar la cabeza antes para mirar si viene alguien. No hay espacio para pasar si viene algún coche. Y, además, imagina el peligro de algún niño que salga sin mirar, aunque sólo sea a la acera ya corre peligro”, resiente Carmen.

Por este motivo, las aceras están destrozadas. “Hace un año el Ayuntamiento vino y echó gravilla para cubrir el daño, aunque sólo supuso un parche que no solucionó nada”.

Los vecinos de la calle Vicario siguen esperando una respuesta útil y que verdaderamente les aporte una solución real a sus problemas antes de que ocurra una desgracia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios