DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sucedió en Jerez

Viviendas, atascos y el reloj de Santiago

Viviendas vacías

En septiembre de 1991, Jerez tenía una población de unos 183.000 habitantes, tres mil hombres más que mujeres. Este dato demográfico llevaba aparejado un estudio sobre la vivienda en la ciudad. El número de casas en aquella fecha ascendía a más de 57.000. La falta de viviendas en Jerez era un asunto que preocupaba tato a escala ciudadana como política. Ante este panorama el estudio desveló que existían cerca de 5.000 viviendas vacías.

Cómprese una moto

Una de las constantes del día a día en el centro urbano en 1990 era el continuo atasco de vehículos en el centro, con especial incidencia en la calle Larga y alrededores. Evidentemente esto acarreaba cabreos y discusiones de las que, en no pocas ocasiones, eran receptores los que iban en moto ya que evitaban los atascos sorteando las filas de coches. La respuesta más común de los ‘moteros’ era “cómprese una moto y tire el coche”.

El reloj de Santiago, falla

A día de hoy este reloj va de maravilla, pero hace 28 años, en verano, empezó a fallar. Dejó de dar los sonidos característicos de los cuartos y las medias. Solo sonaba comunicando las horas. Algunos vecinos se alegraron dado que les molestaba las campanadas sonando cada quince minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios