Planta de desguace y mantenimiento de aviones Willis Lease renuncia a su proyecto en el aeropuerto de Jerez

  • La compañía baraja desarrollarlo en el aeródromo privado de Ciudad Real

Imagen del aeropuerto de Jerez

Imagen del aeropuerto de Jerez / Pascual

La empresa norteamericana Willis Lease Finance Corporation no se instalará finalmente en el aeropuerto de Jerez. En la tarde de lunes comunicó a Aena, la empresa que gestiona los aeródromos del país, que renuncia a su proyecto en Jerez para ubicarlo "en otro sitio", según apuntaron fuentes conocedoras de la negociación.

En el sector aeronáutico se especula con la posibilidad de que la firma estadounidense haya optado por el aeropuerto de Ciudad Real, que carece de actividad comercial, para desarrollar su proyecto de planta de desguace y mantenimiento de aviones. El aeródromo manchego es de propiedad privada (su dueño es el empresario Rafael Gómez Arribas). 

Esta es la respuesta que Aena ha recibido a la última propuesta que le transmitió a la mercantil norteamericana la pasada semana. La gestora aeroportuaria le proponía que llegara a un acuerdo con los propietarios de unos terrenos anexos al aeródromo jerezano para instalar en él sus nuevas instalaciones. En cambio, la compañía demandaba unos suelos situados dentro del recinto de La Parra, concretamente junto a la cabecera norte de la pista (unos 700.000 metros cuadrados aproximadamente). 

Fuentes de la negociación señalaron que Aena había instado a los responsables de la compañía a mantener un encuentro en estos días para analizar los pormenores de su propuesta de ubicación. Sin embargo, la respuesta recibida ha sido la renuncia a sus planes en Jerez dando la única explicación de que ha optado por otro emplazamiento, sin citar cuál. 

Ya hace unas semanas Willis Lease Corporation lanzó un ultimátum a Aena de que renunciaría a su proyecto en Jerez si no se aceptaban sus condiciones. Sin embargo, su propuesta chocaba con un proyecto que tiene la administradora de las infraestructuras aeroportuarias en estos mismos suelos de instalar un parque fotovoltaico. No obstante, en ese momento la firma norteamericana comunicó a la gestora aeroportuaria que mantenía sus planes para Jerez. 

Ahora bien, lo que en un principio se anunció como una planta de mantenimiento de aviones con una inversión de 20 millones y de creación de 200 puestos de trabajo, finalmente era un proyecto de planta de desguace de aeronaves —en el sector se denomina 'cementerio de aviones'— que iría complementado por una planta de mantenimiento. Los puestos de trabajo estimados en su primera fase no alcanzarían los 40, según reconocieron las partes que habían visto la propuesta. 

El proyecto de la compañía no ha estado exento de especulación y de confrontación política entre las tres administraciones implicadas. De hecho, la Junta exigió semanas atrás que Aena aceptara las condiciones exigidas por la firma estadounidense y confirmó el ultimátum que le había transmitido la compañía. Mientras, el Ayuntamiento también trató de presionar en un inicio asegurando que no permitiría la instalación de la planta fotovoltaica en el recinto aeroportuario alegando que contravenía el PGOU (Plan General de Ordenación Urbana), aunque posteriormente rebajó la tensión señalando que estaba dispuesta a alcanzar un acuerdo con la administradora del aeropuerto. 

En cambio, Aena no escondió sus reticencias al proyecto alegando que el amplio terreno que necesitaba podía condicionar tanto su proyecto fotovoltaico como otros proyectos que podrían desarrollarse en el entorno de La Parra. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios