Jerez

Los autobuses urbanos pierden un 10% de pasajeros desde principios de año

  • La caída de usuarios, que comenzó en 1998, continúa imparable a un ritmo de más de 410.000 viajeros menos anuales · Urbanos Amarillos sigue sin pagar ni el canon ni los autobuses que le dejó Cojetusa

Este mes se cumplirá un año de que Cojetusa, la anterior concesionaria del servicio del transporte público, se acogiera a la ley concursal, la normativa que rige las hasta hace unos años denominadas como suspensiones de pagos. Ese momento se puede decir que fue la antesala de su marcha de la ciudad así como el agravamiento de una serie de problemas que tuvieron en los impagos a sus principales protagonistas. La llegada de la nueva concesionaria, Urbanos Amarillos, no solucionó precisamente la solución.

En la actualidad, los impagados son tanto los trabajadores de la compañía como la anterior concesionaria, que aún no ha recibido el ingreso de los 1,9 millones de euros en que se tasó el material que dejaba en Jerez la primera a disposición de los segunda -entre el mismo están los 18 autobuses urbanos (15 Mercedes Benz-Citaro y tres de la marca Man) que aún prestan servicio y diversas instalaciones-. Por si fuera poco, a este capital debe unirse el impago de 1,1 millones de euros que Urbanos Amarillos debe pagar al Ayuntamiento como canon por hacerse con el servicio.

La caída de los usuarios de los autobuses urbanos es un hecho irrefutable. Los diferentes planes de movilidad emprendidos por los gobiernos municipales de Pilar Sánchez así como los conflictos mantenidos entre los trabajadores y la ex concesionaria Cojetusa han provocado que desde el pasado mes de enero el número de pasajeros transportados haya caído un 10%, dejando los usuarios transportados al borde de los 4,5 millones. Desde el propio comité de empresa, José María Romero, presidente del mismo, refiere que la caída emprendida antes del año 2000, cuando había 9,5 millones de pasajeros, no se ha frenado. Tras destacar que "el comité no tiene acceso a las cifras", recuerda que entre 1998 y 2010 se perdieron cinco millones de pasajeros. De 9,5 millones a 4,5, "de los cuales dos millones de ellos se perdieron en los últimos cuatro años".

Las cuentas son, por desgracia, muy claras. En Jerez se pierden más de 410.000 pasajeros al año sin que nadie haya venido a remediarlo. El movimiento de pasajeros ha alcanzado tales niveles que en la actualidad la merma es del 10% en apenas seis meses. Un dato realmente grave y preocupante. Recuperar la confianza del ciudadano en los transportes públicos se va a erigir en uno de los principales objetivos del departamento de Movilidad, que ya trabaja en un análisis serio del estado (terrible) en que se encuentra este servicio.

El presidente del comité de empresa destacó a este medio que "Urbanos Amarillos no ha hecho nada por los urbanos de Jerez. Los autobuses están sucios, recorren menos rutas y algunos hasta carecen de aire acondicionado. Urbanos Amarillos -continuó el presidente de los trabajadores de los autobuses urbanos- ha hecho uno de los negocios del siglo al llegar a Jerez sin pagar ni un solo céntimo y llevándose todo lo que puede".

De otro lado, cabe señalarse que el último ingreso que ha recibido la plantilla de los autobuses urbanos ha sido el de la nómina de mayo. A estas alturas, a los trabajadores se les adeuda el mes de junio entero más todo lo que dejó a deber Cojetusa, es decir: la nómina de octubre, 11 días de noviembre, el 90% de la paga extra de diciembre, el 90% de la paga extra de marzo y aproximadamente el 50% de la extra de julio y el 50% de la extra de mayo.

Un dato que no se puede obviar es que la conflictividad, las dos huelgas padecidas a lo largo del año en curso (febrero y abril) así como la que se salvó 'in extremis' en la pasada Feria del Caballo han terminado pasando factura a un servicio que ya venía tocado en su línea de flotación.

El servicio se ha visto detraído, no en vano cuando éste es imprevisible los ciudadanos buscan medios alternativos. "Se nota que se han perdido usuarios", dijo a este medio el portavoz del comité de empresa, Ángel Morales, quien añadió que "la remodelación de las líneas ha afectado especialmente al servicio y a los usuarios". Para los amantes de las efemérides, señalar que hace ahora un año Jerez vivía su última remodelación de líneas, la cual no fue precisamente un éxito.

El hecho de que Urbanos Amarillos no pague ni el canon ni los autobuses (además del túnel de lavado, los depósitos...) cedidos por Cojetusa pone en serias dificultades la normalización de los pagos a la plantilla pues se contaba con dicho dinero para, al menos, cerrar parte de la deuda. Cabe destacar que existe un compromiso con los administradores concursales acerca de que se pagaría lo que se debe a la plantilla con ese dinero al tratarse de los acreedores más débiles. La ley concursal del 9 de julio de 2003 estipula que no hay preferencia para los trabajadores y que lo que manda a la hora de repartir es la fecha de vencimiento. A este respecto cabe señalar que la primera deuda con la plantilla viene del día 31 del pasado mes de octubre de 2010.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios