Jerez

Las bodegas "se rearman" para recuperar el prestigio y la rentabilidad del vino de Jerez

  • Fedejerez percibe un "cambio de mentalidad" en las bodegas, de las que destaca su unidad tras superar otro "año difícil"

Foto de familia de los bodegueros asociados a Fedejerez, ayer durante su tradicional 'Copa Ilustrada' de Navidad en las bodegas José Estévez. Foto de familia de los bodegueros asociados a Fedejerez, ayer durante su tradicional 'Copa Ilustrada' de Navidad en las bodegas José Estévez.

Foto de familia de los bodegueros asociados a Fedejerez, ayer durante su tradicional 'Copa Ilustrada' de Navidad en las bodegas José Estévez.

2018 ha sido un año complicado para el vino de Jerez, uno más en el largo camino de salida de la crisis –la sectorial y la económica-financiera– que llevan recorrido las bodegas del Marco, marcado además por una pronunciada caída del consumo y las ventas, tanto de los vinos como de los brandies de Jerez.

La patronal bodeguera cree que hay razones para la esperanza, pero pide paciencia porque "los resultados no llegan de un día para otro"

Pese a las muchas dificultades a las que se enfrentan todas las actividades económicas en general, Fedejerez percibe un cambio de mentalidad en sus asociados que la hacen mirar al futuro a medio plazo con optimismo. "Estamos en el buen camino y hay un factor fundamental para un sector como el de las bodegas de Jerez, que ha sido tremendamente importante aunque perdió mucho durante cuarenta años, y es que ahora mismo está muy unido y se comparte una misma filosofía, como es asociar los productos de Jerez, el vino, el brandy y el vinagre de Jerez, a algo exclusivo con su saber hacer, con su prestigio y con rentabilidad".

El presidente de la patronal bodeguera, Evaristo Babé, resumió ayer en estas palabras el sentir del sector tras la asamblea general de Fedejerez y la tradicional convivencia navideña celebradas en las bodegas José Estévez, encuentro en el que se puso de manifiesto que las bodegas vuelven a estar muy unidas después de pasar página a la apuesta por el volumen, vinculada principalmente a las marcas blancas, en detrimento de la calidad y el precio.

"No se trata de apostar por un volumen y arruinarse, como ha pasado durante muchos años en el sector, sino que hay un común denominador en saber que –el vino, el brandy y el vinagre de Jerez– son productos muy exclusivos y que el Marco va a recuperar seguro el prestigio que tiene en el mundo de las bebidas y el vino", significó Babé, no sin precisar que "yo estoy seguro y va a volver".

Pese a la fuerte caída del consumo de las bebidas espirituosas y el vino en general –las primeras han cedido un 45% en los últimos 15 años y los segundos, más del 50% en dos décadas–, el presidente de los bodegueros cree que "hay razones para la esperanza, hay una gran ilusión en el sector, que se está rearmando, y hay coincidencia en los principales objetivos", si bien puntualizó que "los resultados no se consiguen de un día para otro".

"Hay una serie de conceptos asociados a un cambio de mentalidad que veo con optimismo y, a pesar de las dificultades del momento, no hay derrotismo, más bien lo contrario; hay esperanza y no es vender humo", apostilló el presidente de la patronal bodeguera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios