Jerez

El carnaval que alegró a un pueblo

  • Abdeslam y Laura organizan una cabalgata atípica en Marruecos

  • Participaron más de 300 personas

Un grupo de niños posan durante el trayecto de la cabalgata Un grupo de niños posan durante el trayecto de la cabalgata

Un grupo de niños posan durante el trayecto de la cabalgata

Los habitantes de Sidi Ahmed Youssoufia, población marroquí, vivieron el pasado 14 de agosto un carnaval que jamás habían conocido. Un carnaval al más puro estilo andaluz y gaditano de la mano de dos jerezanos que tuvieron la idea de recopilar más de 500 disfraces para vestir a todos los niños posibles de un pueblo de Marruecos con el fin de que conocieran un poco más la cultura andaluza y se divirtieran de una forma diferente.

Ellos son Abdeslam Bollaouida, de origen marroquí y nacionalizado en España desde hace 13 años, y su mujer, Laura Roldán. Su inquietud y la experiencia en el teatro infantil, títeres, payasos y circos, les llevaron a plantear la organización de una cabalgata diferente a la que conocían hasta entonces en Marruecos, cuyo carnaval poco tiene que ver con el que aquí se conoce, uno mucho más clásico y marcado por su tradición. “Allí no tienen este tipo de cabalgatas con disfraces, ellos celebran un carnaval con velas y muy diferente a lo que conocemos aquí”. Abdeslam cuenta que llevan 8 años guardando trajes de todo tipo, máscaras y disfraces, “con el fin de conseguir un buen número de ropa para poder disfrazar a los máximos niños posibles”. Éste explica que ya había celebrado anteriormente otras dos cabalgatas en el pueblo, pero mucho más pequeñas y con poca repercusión. A pesar de ello, no se aburrió y el pasado mes de agosto decidió dejar huella en Sidi Ahmed Youssoufia, un pueblo de Marruecos de algo más de 20.000 habitantes.

“La mayoría de disfraces han sido comprados con nuestro propio dinero. Otros los hemos ido recabando de amigos y conocidos. Incluso, algunos como los traje de gitana los recogimos de la misma basura. Había trajes que estaban en buen estado y la gente tiraba. Nosotros los lavamos, planchamos y lo reutilizamos para realizar esta cabalgata”, explica Abdeslam, que tiene lazos de unión con esta población marroquí debido a que es presidente de una asociación llamada El Gantour que actúa en ese mismo pueblo colaborando con las necesidades de las personas.

“El año que viene vamos a repetir, fue todo un éxito, pero en una fecha más tardía, que el 14 de agosto hacía mucha calor allí”, relata el mismo Abdeslam entre risas. Éste y su mujer propusieron en el pueblo tres días para que todo aquel que lo deseara pudiera inscribirse en la cabalgata. “Pedimos autorización en primer lugar y anunciamos por megafonía en las calles la celebración para que la gente acudiera. En la cabalgata participaron 328 personas, la mayoría niños. Los mayores eran más vergonzosos”, subraya.

El colorido, la alegría y la novedad de un nuevo carnaval desconocido para ellos provocaron que “los niños lloraran de alegría incluso”, asegura Abdeslam. La cabalgata, cuya duración se alargó hasta las 4 horas, se inició en un arco que tiene el pueblo a las 16:30 horas, el cual adornaron Abdeslam y Laura con cortinas, “como si de un teatro se tratase”. A la cabeza de la cabalgata, cuenta su principal promotor, ubicaron un vehículo que portaba grandes altavoces para llenar de música el pueblo y animar, aún más si cabe, el transcurrir de la cabalgata.

“Hubo niños que cuando finalizó la cabalgata se quedaron llorando porque no pudieron participar en ella. Ellos no se inscribieron en los plazos que indicamos y no era posible inscribirlos más tarde”, recuerda Abdeslam, que continúa reseñando: “el año que viene la intención es seguir ampliando el número de personas participantes. Incluso, me gustaría que personas de aquí de Jerez o la provincia se animen y vayan. Sería algo así como una mezcla intercultural”, vaticina. “Un grupo boliviano que participa siempre en el carnaval de Jerez ya nos ha confirmado su presencia para el próximo año. Y la idea es seguir creciendo”. Abdeslam y su mujer llevarán otro año más, si nada lo impide, la alegría y el colorido al pueblo marroquí.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios