Jerez

Un ciudadano chino asesina a puñaladas a su pareja en Los Pinos

  • La víctima se encontraba embarazada de unos seis meses, según los vecinos

Comentarios 22

Un ciudadano de nacionalidad china, de 36 años de edad, apuñaló esta pasada madrugada hasta la muerte a su pareja, también china y de 35 años, que además estaba embarazada de 6 meses, en el piso en el que residían en la barriada Los Pinos. Al parecer, la pareja compartía la vivienda con otros compatriotas, aunque el número exacto todavía se desconoce, aunque en el momento de de los hechos había seis que también fueron arrestados por su posible participación en el crimen, aunque finalmente fueron puestos en libertad.

El hombre atacó a la víctima con un cuchillo con el que le produjo al menos tres cortes en el cuello, que terminaron con su vida. Pocos son los datos que han trascendido sobre este suceso ya que el titular del juzgado número 1 de Jerez, ha decidido decretar secreto de sumario, aunque sí que se ha hecho público que en el momento de la detención, el hombre se encontraba en la ducha. Junto a él encontraron ropa ensangrentada.

Por su parte, la policía ha abierto una investigación para esclarecer los hechos y determinar si se trata de un nuevo caso de violencia doméstica o simplemente de una agresión aislada. La policía fue avisada de este hecho por los vecinos del edificio, que aseguran que las discusiones y los gritos "eran constantes" antes del suceso.

“Son muy callados, van a lo suyo”

“Muy callados” y “muy suyos”, así definen los vecinos de la barriada de Los Pinos a la comunidad china que vive en el barrio. “Son educados, eso sí, pero aquí no han entrado nunca, no tienen apenas relación con la gente de aquí”, comenta el dueño de una tienda de ultramarinos de la Plaza de los Pinos, frente por frente del bloque donde esta pasada madrugada se produjeron los tristes hechos.

La fallecida era conocida en el barrio porque trabajaba en un restaurante chino cercano a la barriada. Según los vecinos, “llevaba varios días de bronca con el novio, porque últimamente él bajaba mucho a la plaza y pegaba muchos gritos con ella hablando por el móvil”.

Antonio Romero vivía pared con pared con la fallecida. Según cuenta, en el piso viven “por lo menos, dos o tres familias de chinos. Todos los días hacían una escandalera muy grande, como si estuvieran de mudanza. Anoche tuve que golpear varias veces la pared para que se callaran y esta mañana, cuando he bajado a las nueve ya me enteré de todo lo que había pasado”.

Y es que, a pesar del gran revuelo montado esta madrugada, cuando la policía intervino para detener al supuesto homicida además de a otros seis compatriotas suyos, muchos en el barrio no habían llegado a enterarse del homicidio, y, si lo habían hecho, los datos que manejaban eran contradictorios, por no decir espeluznantes.

“Lo mató con una katana” o “la descuartizó y la metió en una maleta” eran algunas de las afirmaciones que esta mañana se podían escuchaban todavía en el barrio.

Piso patera

Todo hace indicar que el piso en el que ocurrieron los hechos es uno de los denominados ‘pisos patera’, es decir, viviendas en donde decenas de inmigrantes viven hacinados en pocos metros cuadrados, de ahí el trajín que según los vecinos oían todas las noches.

Por otra parte, en el restaurante chino cercano al lugar de los hechos han querido desmarcarse de todo lo sucedido. La propietaria del mismo reconocía que la fallecida trabajaba ahí, pero nada más, al igual que otra camarera del restaurante, que también era compañera de piso de la fallecida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios