Conflicto vecinal Picadueña Baja, en guerra

  • La nueva junta de la asociación vecinal reclama las llaves del local y la documentación

La nueva junta vecinal de Picadueña Baja con un grupo de vecinos, este miércoles. La nueva junta vecinal de Picadueña Baja con un grupo de vecinos, este miércoles.

La nueva junta vecinal de Picadueña Baja con un grupo de vecinos, este miércoles. / Vanesa Lobo

Desde el pasado 4 de marzo José Manuel Galán preside la asociación de vecinos Pozo de la Víbora, de Picadueña Baja. "Queremos trabajar por el barrio, una zona olvidada", declara el presidente vecinal. Antonio Gil, Manuela Medina, Raquel Navarro, Francisco Eslava, Alejandra Fernández y María José Fernández forman con Galán la nueva junta directiva.

"Estamos constituidos y reconocidos por la Junta de Andalucía, pero la vecina que tenía antes el cargo, Mariló Fernández, no nos da las llaves ni la documentación de la asociación, ni nos deja entrar en los locales", denuncia Galán.

El 5 de marzo, el día 7 y de nuevo ayer. En tres ocasiones la junta directiva ha ido al Ayuntamiento para reclamar una solución a este conflicto, así como para reunirse con la alcaldesa, Mamen Sánchez. "Los vecinos están dispuestos a movilizarse para acabar con este trato de favor que hay con la antigua presidenta", declara Galán, a la vez que algunos vecinos se sumaron ayer a la crítica y avisan de hacer "hasta una manifestación si hace falta".

"Nosotros somos una asociación que quiere trabajar por el barrio, no tenemos signo político. No queremos vinculación con ninguna sigla porque lo que nos importa es potenciar este barrio. No entendemos las trabas que estamos teniendo incluso para poder reunirnos en un local municipal o para recuperar la documentación", subraya el presidente.

La junta lamenta que Fernández "no informa a los vecinos de las cosas". "Un ejemplo es un curso de formación. Yo me enteré de casualidad , cuando debería estar abierto a todos los vecinos. También es casualidad que la única persona que estaba en dicho curso es un familiar de esta vecina", señala Manuela Medina.

Este escenario ha llevado a que la junta directiva, apoyada por vecinos del barrio, anuncie la colocación de urnas "para votar si denunciamos a esta señora y además, para decidir si se cambia o no el nombre del polideportivo 'El Cortijillo', anuncio que hizo la alcaldesa días antes de que nosotros entráramos", informa Galán.

Precisamente, Mamen Sánchez visitó el barrio junto a la anterior presidenta Mariló Fernández y declaró que la junta de gobierno local iba a aprobar la designación del polideportivo 'Cortijillo' como 'Polideportivo Juan Ojeda', marido de Fernández que falleció hace un par de años y que también ha liderado la asociación vecinal.

"Aquí ha habido muchos presidentes y muchos vecinos también merecen un reconocimiento así. Creo que es una decisión que debería tomar el barrio", añade Galán.

Mariló Fernández niega que esté obstaculizando a la nueva junta y responde que "estoy preparando la documentación y haciendo un informe del patrimonio que dejo. Tengo un tiempo, así me han asesorado, para devolver las llaves y los papeles. No me he negado a nada". En cuanto al cambio de nombre del polideportivo por el de su marido, Fernández dice: "Mi marido ha luchado mucho y la propia alcaldesa, Mamen Sánchez, me ha dicho que no me preocupe, que eso ha salido de Alcaldía".

También sobre la polémica del uso del centro de la calle Ayala, utilizado por el colectivo de mujeres Pozo de la Víbora, la antigua presidenta señala que "este centro es verdad que se hizo para compartir con la asociación vecinal, pero desde 1999 sólo ha venido dicha asociación para una zambomba y cuando vienen los políticos a visitarnos". "Hay tres locales encima del 'poli' que son tres salones para la asociación de vecinos. Esas llaves les daré, y el Ayuntamiento decidirá, según un inventario que dicen que están haciendo, quiénes utilizarán el centro de Ayala".

Por otro lado, la nueva junta tiene muy claros los objetivos para estos próximos cuatro años, "fomentando la relación y la convivencia". El soterramiento del cableado en la Cuesta de las Piedras, una intervención urgente en el arbolado de la calle Nuestra Señora del Pilar para evitar el levantamiento del acerado, así como una limpieza integral del alcantarillado para evitar inundaciones, son algunas de las líneas de trabajo del nuevo equipo.

Renovar las zonas infantiles, la solicitud de un parque biosaludable, badenes y nueva señalización para controlar la velocidad y una bolsa de aparcamiento también se suman a un extenso programa de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios