Mercado laboral

La contratación se desploma un 19% en el inicio de la temporada estival

  • l El verano se estrena en junio con 10.709 contratos, unos 2.500 menos que los registrados en mayo l La caída interanual se limita al 1,4%

Un operario trabaja en un zanja de unas obras en la calle Chancillería. Un operario trabaja en un zanja de unas obras en la calle Chancillería.

Un operario trabaja en un zanja de unas obras en la calle Chancillería. / Pascual

Jerez entra en el verano con el paso cambiado. En junio se registraron en la ciudad 10.709 contratos, del orden de 150 menos que los alcanzados un año antes, pero cerca de 2.500 por debajo de los computados en mayo. Es decir, frente al descenso interanual –el acumulado de los doce últimos meses– del 1,4%, la contratación se desploma el 18,9% en el último mes.

Acabados los grandes eventos de mayo –léase Mundial de Motociclismo y Feria del Caballo–, el municipio se encomienda al turismo puro y duro como destino en segunda línea de playa, para lo que juega con el atractivo de unos precios mucho más económicos que el litoral, pero ya sea por las temperaturas frescas de junio, ya sea por otras causas, lo cierto es que el inicio de la temporada estival deja mucho que desear en lo que al empleo se refiere.

Pese a que la afluencia de visitantes está por debajo de las expectativas, el sector servicios, abanderado en este caso por la hostelería y el comercio, se mantiene como principal garante de la empleabilidad en el término municipal, hasta concentrar tres de cada cuatro contratos registrados en junio, con un volumen en números redondos de 7.966 altas.

El sector servicios, con hostelería y comercio al frente, concentran tres de cada cuatro contratos

Si bien las casi ocho mil contrataciones del sector se traducen en un incremento del 2,23% respecto a junio de 2018, suponen un descenso del 19,55% frente a las registradas un mes antes, en el que hay que insistir que coinciden dos de los grandes eventos de la primavera jerezana, generadores en todo caso de empleo eventual –los contratos duran lo que los eventos y en el mejor de los casos duran poco más de una semana–.

A las bajas temperaturas para esta época del año se une la sequía, de la que se resiente la agricultura con sus 1.480 contratos de junio, que equivalen a un descenso en el último año próximo al 9% (144 contratos menos) y del 11,5% en el último mes (casi 200 altas menos).

El verano tampoco le sienta bien a la construcción, que con un total de 640 contrataciones se deja de junio a junio un 23%, casi 200 altas menos en números redondos, el doble de las que pierde en el último mes, que cierra con una caída del 14%.

Y en el caso de la industria, con 620 contratos en junio, si bien el último año se salda con una ligera subida del 2% (doce altas más), el descalabro respecto a mayo ronda el 29% (257 contrataciones menos).

Mejor le fueron las cosas en el estreno de la temporada veraniega a los contratos indefinidos, que salvan el último año y el último mes con sendas subidas, aunque moderadas, del 2,32% en el primero de los casos, y del 3,24% en el segundo. En junio se firmaron en Jerez 446 contratos fijos, que en todo caso representan poco más del 4% de las 10.709 totales.

Las altas temporales, por contra, ceden un 1,5% en el último año y cerca del 20% en el último mes, si bien esta tipología, con 10.283 contratos en junio, sigue representado la inmensa mayoría de las altas que se registran en la ciudad.

El desglose por sexos arroja en esta ocasión mejores resultados en las mujeres que en los hombres, aunque ambos se mueven en números rojos. Los 4.767 contratos suscritos de su puño y letra por las mujeres suponen un descenso interanual del 2,45% y del 12,70% en el último mes. En cuanto a los hombres, sus 5.942 altas se traducen en una caída en el último año de casi el 15%, bajada que se dispara por encima del 23% entre mayo y junio.

Hace un año por estas fechas aún le fueron peor las cosas al municipio jerezano, pues en junio de 2018, con un volumen de 10.860 contrataciones, el descenso respecto a mayo superó el 22,5%, mientras que la caída interanual se situó en el 8,5%.

Un año antes, el de 2017, el arranque de la temporada vacacional también dejó un fuerte descenso de algo más del 21%, sólo que el mes de junio de aquel año marcó el mejor dato interanual de la serie histórica en lo que respecta a este mes, con un aumento acumulado en doce meses del 19,6%.

En los dos últimos años, el paso de junio a julio deparó sendos descensos del 3 y el 18%, no así el salto interanual, que se saldó con incrementos del 8 y el 24%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios