consumo facua

'No' al copago de medicinas, una sanidad "para ricos y pobres"

  • Facua denuncia que el Gobierno "centre" su política de recortes en reducir prestaciones

Facua-Consumidores en Acción manifiesta su total rechazo al copago en medicamentos, un auténtico atentado a la universalidad del sistema sanitario público, y alerta que el Gobierno prepara el terreno para implantar una sanidad de ricos y otra de pobres.

sanidad y educación

Facua advierte que la sanidad pública debe sufragarse exclusivamente a través de impuestos directos, que garantizan la solidaridad del sistema. El repago por medicamentos o prestaciones sanitarias es la vía para acabar con ella y condenar a multitud de usuarios a que no tengan acceso a un servicio esencial que dejará así de ser universal.

Facua denuncia que el Gobierno se está cebando con la sanidad y la educación públicas para favorecer al sector privado. La industria farmacéutica se frota las manos con el repago anunciado por el Ejecutivo y las aseguradoras sanitarias acechan como buitres a los usuarios esperando que los previsibles recortes les lleven a contratar sus servicios, alerta la asociación.

Facua considera lamentable que el Gobierno esté centrando su política de recortes en reducir prestaciones y hacer que los usuarios paguen más, en lugar de plantear medidas de ahorro que puedan resultar molestas para la industria farmacéutica. Así, no está potenciando que todas las comunidades autónomas implanten la prescripción por principio activo, que supone un ahorro importante al sistema.

El Ejecutivo tampoco apuesta por hacer que los laboratorios comercialicen sus fármacos en formatos más pequeños, en unidosis o a la medida de los tratamientos, para abaratar el gasto de los usuarios y también el del sistema sanitario.

Retirada de las prestaciones

La retirada de las prestaciones sanitarias a los inmigrantes sin legalizar que no encuentran empleo "es una inmoral perversión que puede condenar a la muerte por desatención a multitud de ciudadanos", denuncia el presidente de Facua-Consumidores en Acción, Paco Sánchez Legrán.

Para Sánchez Legrán, es "un paso más en el rompimiento de nuestro modelo universal de prestación del servicio sanitario y en comenzar a crear una sanidad para ricos y otra para pobres". Otro "recorte disfrazado de reforma" que pretende justificarse con la necesidad de acabar con el turismo sanitario del que disfrutan injustamente numerosos extranjeros de economías pudientes, "medida que por supuesto hay que llevar a cabo" y con la excusa "cargada de demagógico populismo" de que los inmigrantes que no pagan impuestos se aprovechan del sistema.

"Insulto lleno de cinismo"

"Castigar a medio millón de inmigrantes con el argumento de que no trabajan en un país con más de cinco millones de parados es un insulto lleno de cinismo", denuncia el presidente de Facua.

"Quizás el Gobierno de la amnistía fiscal debería preocuparse también por sacar a flote la economía sumergida que padecen multitud de inmigrantes en activo a los que se les niega un contrato de trabajo", advierte.

"¿Qué pasará si un inmigrante no legalizado es hospitalizado de urgencia por una enfermedad que pone en riesgo su vida? ¿Se le dejará abandonado a su suerte pasados unos días aunque esté en riesgo de muerte si no recibe el tratamiento adecuado? ¿Se le exigirá además que pague el costo del tratamiento y se le llevará a los tribunales si no puede hacerlo?".

Negarle la asistencia sanitaria a estos ciudadanos es "una injusta denegación de auxilio tan grave como no dársela a los mendigos, a los sin techo de nacionalidad española por el hecho de que no tengan un domicilio o no abonen impuestos", advierte el presidente de Facua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios