Jerez

Urbanismo ultima el desarrollo de la última parcela libre de la avenida de Lola Flores

  • Aprueba el estudio de detalle de unos terrenos frente al Palacio de Deportes de Chapín

  • En ellos se permite la construcción de bloques de viviendas de hasta 12 plantas de altura

  • El hotel del Cortijo de Ducha, en venta

Terrenos cuyo estudio de detalle acaba de aprobar la Delegación de Urbanismo.

Terrenos cuyo estudio de detalle acaba de aprobar la Delegación de Urbanismo. / Manuel Aranda

La Delegación de Urbanismo ultima el procedimiento para la puesta en carga de los últimos terrenos que quedan por desarrollar en la avenida de Lola Flores. Concretamente son unos suelos ubicados en la confluencia de esta avenida con las calles Ana María Sabido y Andorra, frente al Palacio de los Deportes de Chapín.

A finales del pasado mes, la junta de gobierno local aprobó de manera inicial el estudio de detalle para establecer los parámetros urbanísticos que tendrán esta manzana que tiene una superficie de unos 16.400 metros cuadrados. En ellos se permite la construcción de bloques de viviendas de hasta 12 plantas de altura.

Los terrenos están a día de hoy en manos privadas, pero hace años el Ayuntamiento inició un procedimiento de expropiación para su desarrollo. Este proceso aún no ha concluido, aunque, según explica el delegado de Urbanismo, José Antonio Díaz, la aprobación del estudio de detalle “ayudará” a culminarlo en los próximos meses.

De hecho, los actuales propietarios deberán elegir próximamente si el importe que percibirán por este suelo lo quieren obtener en derechos de edificabilidad lucrativa en esta manzana o bien esperan a que el Ayuntamiento les abone en metálico la tasación del suelo conforme se vaya vendiendo las parcelas de esta manzana. Según el edil, los suelos se han valorado en un millón de euros aproximadamente aplicándole los criterios establecidos en la Ley de Suelo. Actualmente estos terrenos cuentan con unas edificaciones que serán demolidas para el desarrollo de las promociones que se proyecten en ellos.

Díaz comentó que el objetivo de esta ordenación urbanística es la de proseguir con la “compactación de la ciudad” desarrollando las bolsas de suelo que quedan pendientes en entornos con una urbanización consolidada desde hace años. Así puso como ejemplo el derribo de las antiguas naves de Ramos Catalina, ubicadas muy próximas a estas parcelas, donde el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) permite la construcción de 187 viviendas repartidas en edificaciones de seis y ocho plantas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios