DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Diócesis de Asidonia-Jerez

El Obispado concreta las medidas para la desescalada en las iglesias

  • Monseñor José Mazuelos Pérez dispone las normas a seguir a partir del inicio de la fase 1

  • La contínua higiene en los cultos, el control del aforo de los templos y uso de la Catedral para las necesidades de las comunidades son algunas de las pautas que se tomarán a partir del día 11

Se recomienda el uso de la mascarilla en los templos. Se recomienda el uso de la mascarilla en los templos.

Se recomienda el uso de la mascarilla en los templos. / EFE

El obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez, José Mazuelos Pérez, ha emitido mediante un decreto las propuestas concretas para los templos asidonenses y se deberán de seguir una vez iniciada la fase 1 de la desescalada. De esta forma, el Obispado concreta la realidad de la Diócesis dentro del marco normativo que la Conferencia Episcopal Española ha propuesto a través de su Comisión Ejecutiva. El decreto aclara que teniendo como base el documento de la Conferencia, se hacen “nuestras las medidas sanitarias que en cada momento la autoridad competente ordene”.

El decreto episcopal señala en sus disposiciones generales la prórroga de la “dispensa del precepto dominical, invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo beneficiarse de la retransmisión a través de los medios de comunicación para quien no pueda acudir al templo”. Por otro lado “se invita las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo a que valoren la conveniencia de no salir de sus domicilios”.

Se establece el aforo máximo de los templos que las Autoridades Sanitarias tienen establecidos para cada fase. (1/3 en la primera fase y 1/2 en la segunda) y respetar la distancia de seguridad. También se exhorta a que en parroquias y templos en las Eucaristías dominicales tengan una afluencia de fieles, procurar aumentar el número de celebraciones a fin de descongestionar los templos.

Por otro lado se recomienda que los fieles hagan uso de mascarilla con carácter general, y que lleven consigo su propio gel hidro-alcohólico. Las pilas de agua bendita continuarán vacías y las puertas de las iglesias se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones para no tener que tocar manillas o pomos. 

Se recuerda que la Catedral estará a disposición para aquellas comunidades que necesiten un aforo adecuado a las celebraciones que necesiten. 

Por su parte, el vicario de pastoral, estará a plena disposición con las facultades necesarias para interpretar estas disposiciones, solventar las incidencias y casos particulares que puedan producirse. 

En relación a las primeras comuniones así como bodas, bautizos y otras celebraciones que hayan sido imposibles de celebrar durante el tiempo de pandemia, el decreto señala que se ruega que se retome su celebración en cuanto sea posible bajo la organización de cada párroco. Mazuelos Pérez pide a los sacerdotes, fieles y catequistas que “todo se afronte en un clima de diálogo, sentido común, comprensión, flexibilidad y caridad pastoral”.

Todas estas disposiciones, considera Mazuelos Pérez, “siempre estarán a expensas de poder ser realizadas si la autoridad competente las permite”. 

Entrada en los templos

En cuanto a la entrada de los fieles a los templos de la Diócesis, el decreto manifiesta que “es recomendable un servicio de orden para la apertura y cierre de las puertas de entrada al templo, la distribución de los fieles, el acceso a la hora de comulgar y la salida de la iglesia al finalizar, respetando la distancia de seguridad”. Además también se señala que se deberá “ofrecer gel hidroalcohólico o algún desinfectante similar, a la entrada y salida de la Iglesia”. 

Celebración eucarística 

En el capítulo de las distintas celebraciones cristianas en los templos, el decreto apunta que el cestillo se pasará en el ofertorio, teniendo la persona encargada que llevar mascarilla y medidas de seguridad óptimas. Además, se añade que el sacerdote celebrante, en el lavatorio de la manos, junto al rito litúrgico, también desinfectará sus manos con gel hidro-alcohólico.

El saludo de la paz, que es facultativo, se podrá́ sustituir por un gesto evitando el contacto directo. 

La distribución de la comunión se hará de la manera acostumbrada, usando el sacerdote en la medida de lo posible mascarilla o pantalla protectora. Se ruega a los fieles que reciban la comunión en la mano, y que se limpien las manos con su gel hidro-alcohólico justo antes de comulgar. El sacerdote que durante la comunión lo estime oportuno por causa concreta, se limpiará sus manos con gel hidro-alcohólico, y siempre y en todo caso al finalizar la distribución de la comunión.  

La limpieza e higiene de los lugares de culto, así como las medidas sanitarias oportunas al lugar, se realizarán siguiendo las indicaciones y recomendaciones de la autoridad sanitaria competente. 

Otras celebraciones 

En el amplio decreto episcopal, también monseñor Mazuelos Pérez se detiene en las otras celebraciones litúrgicas en la que señala las siguientes pautas a seguir: La celebración del Sacramento de la reconciliación y los momentos de escucha de los fieles, además de las medidas generales, se escogerá un espacio amplio para mantener la distancia social, asegurando la confidencialidad. Es recomendable el uso de la mascarilla. 

En cuanto al Bautismo, el rito será breve. En la administración del agua bautismal, se invitará a que se haga desde un recipiente al que no retorne el agua utilizada. En las unciones habrá que limpiar la zona de la unción con gel hidro-alcohólico antes y después de realizarla. Además, se observará la higiene de manos del ministro entre cada contacto cuando haya varios bautizandos. En las Confirmaciones se seguirá las mismas pautas que en el bautismo. 

Para las bodas se seguirán las disposiciones que en la celebración de la Eucaristía. En la Unción de enfermos el rito será el breve. En la administración de los óleos se seguirán las disposiciones para las unciones. 

Los funerales y las exequias seguirán los mismos criterios de la celebración Eucarística y siguiendo las disposiciones que la autoridad competente determine. 

En las visitas a los templos para la oración o la adoración al Santísimo, se establecen las mismas disposiciones que las estipuladas en las de carácter general. Además, no se permitirá las visitas turísticas a los templos en las fases 1 y 2 de la desescalada. 

La utilización del lugar de culto para reuniones o sesiones formativas, se regirán “siguiendo las disposiciones que en materia de aforo y distancia social hayan sido indicadas por la autoridad competente”. 

Por último, el prelado hace una última exhortación haciendo un llamamiento a los fieles a “vivir estos momentos con esperanza, confianza gozosa en el Señor, y responsabilidad dando ejemplo en todo momento de buenos ciudadanos”. Y por último, monseñor José Mazuelos Pérez apunta que como consecuencia de la pandemia muchas personas sufrirán necesidades. En este sentido el prelado recuerda “poner todo nuestro empeño en que nuestras comunidades se conviertan en el rostro concreto de Cristo Buen Samaritano que no se desentiende de las personas que se encuentren en dificultad por los caminos de la vida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios