Elecciones autonómicas

Los 10.000 que se quedaron en casa

  • Los partidos de izquierdas sufrieron sobremanera el incremento de la abstención 

  • El electorado conservador sigue siendo más fiel a las urnas

Una de las mesas instaladas en el recinto expositivo de Ifeca. Una de las mesas instaladas en el recinto expositivo de Ifeca.

Una de las mesas instaladas en el recinto expositivo de Ifeca. / Miguel Ángel González

En la mañana del pasado lunes, la alcaldesa y secretaria local del PSOE, Mamen Sánchez, achacaba que su partido perdiera las elecciones en Jerez a la alta abstención. No en vano, la participación en la jornada electoral del pasado domingo había sido 6,5 puntos porcentuales menos respecto a la convocatoria autonómica de 2015.

Así, haciendo un análisis global, la regidora lleva razón, aunque no fue el único motivo. Grosso modo, PSOE, Podemos e IU lograron más de 54.000 votos en 2015; en cambio, el día 2 se quedaron en 35.386 sufragios. Parte de esta pérdida se fue a Ciudadanos, Partido Popular o Vox, que juntas sumaron más de 47.000 votos cuando tres años antes se quedaron en poco más de 38.000.

Viendo estos datos, puede entenderse que hubo unos 9.300 votos que pasaron del arco progresista al conservador; pero también es cierto que hubo casi 10.000 electores que simplemente optaron por quedarse en casa.

En un análisis pormenorizado por mesas, la caída de la participación repercutió especialmente en aquellas con una tendencia al voto progresista. En relación con 2015, la mesa en la que las fuerzas de izquierdas perdieron más votos fue en la asignada a los residentes de las plazas Algar y Zahara, en La Granja, donde hubo 289 votos menos para PSOE y Adelante Andalucía en relación con los obtenidos en las autonómicas anteriores. Ahora bien, la participación en esta cayó casi 10 puntos.

También ocurrió lo mismo en un colegio de Federico Mayo, donde estas formaciones recibieron 280 votos menos (la abstención aumentó un 7,9%); en La Plata se dejaron 259 sufragios (la participación bajó en 9,7 puntos) y en una mesa de La Barca la izquierda registró 213 votos menos (con una subida de la abstención de un 14,3%).

En todo Jerez, hubo 38 mesas donde la participación cayó más de 10 puntos porcentuales respecto a los comicios autonómicos precedentes donde se contabilizaron en conjunto 4.515 votos para PSOE y el binomio Podemos-IU. Tres años y medio antes en sus mejores mesas estas fuerzas casi alcanzaron las 7.300 papeletas.

En las elecciones del pasado domingo se mostró una vez más que el electorado conservador es más fiel en una cita con las urnas. En 14 mesas se superó el 70% de participación de su censo y en todas ellas, salvo en una (la de la pedanía de San Isidro del Guadalete), arrasó la suma de Ciudadanos, PP y Vox. Las mesas de los residentes en la plaza del Caballo, el entorno de Hipercor, de Torres de Córdoba y Parque Capuchinos, de la urbanización Jacaranda o de Montealto volvieron a ocupar los puestos más altos en los niveles de participación; en ellas se contabilizaron más de 5.300 votos a estas tres formaciones.

Ahora bien, también se produjo el lógico trasvase de votos entre los dos grandes bloques ideológicos. De hecho, hubo mesas donde la supremacía de las fuerzas progresistas quedó en entredicho. Esto ocurrió, por ejemplo, en las mesas de los votantes residentes en Federico Mayo, La Granja, La Asunción, Santo Tomás de Aquino o La Barca, por citar algunas.

Otras mesas, en cambio, cambiaron de bando. Fue el caso de la avenida de Europa, la urbanización Nazaret Este, parte de la Urbanización Puerta del Sur, La Marquesa y Parque Nazaret, entre otras. ’

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios