Jerez

La empresa que rehabilitaba Santiago quiebra a sólo un mes de concluir las obras

  • La Junta asegura que ya se está trabajando en la contratación de una nueva constructora y anuncia que una vez acabada esta fase, el futuro del templo estará en manos del Obispado

Las obras de Santiago están paralizadas. A falta de algo más de un mes para la conclusión de la primera fase de consolidación estructural y actuaciones de emergencia en el templo, la empresa Cimtra (Cimentaciones y Tratamientos S. A.), encargada de la intervención, ha presentado suspensión de pagos. Así lo ha confirmado la delegada provincial de Cultura, Yolanda Peinado, que subrayó que la empresa se declaró en concurso de acreedores hace ya unas semanas. Asimismo, desde la Junta, que aporta los 2,5 millones de euros necesarios para esta primera etapa, aseguran que ya se está trabajando en la contratación de una nueva empresa que se haga cargo de la labor que resta, "aunque por ahora no podemos decir una fecha concreta de reinicio. Una vez que se lleve a cabo esa obra, estará concluida la consolidación de la iglesia".

La delegada provincial apuntó a este Diario que tras terminar lo poco que queda de obra, "será el Obispado de Jerez, como propietario de este Bien de Interés Cultural (BIC), el que tenga que decidir qué hace a continuación, cuál es el siguiente paso a dar con respecto al futuro de la iglesia. De momento, una vez que acaben los trabajos, se habrá cumplido el compromiso que había alcanzado la Consejería de garantizar que la iglesia de Santiago esté consolidada y no sufra un derrumbe". Es decir, dependerá del Obispado la solicitud de nuevas subvenciones y ayudas para comenzar la segunda fase.

Por su parte, el arquitecto responsable de la obra, Emilio Yanes Bustamante, aseguró a este Diario que la Consejería de Cultura "está llevando a cabo las medidas necesarias para que comiencen cuanto antes las obras, a cargo de personas y empresas especializadas. La continuidad está asegurada". Sin embargo, Yanes se lamentó del retraso que puede sufrir la finalización de la primera fase, "ya que ahora no es llegar y empezar a trabajar de nuevo en la iglesia. Todo lo contrario, ahora la nueva empresa tiene que realizar la correspondiente implantación antes de retomar el trabajo. Nada de esto se ha parado de manera voluntaria". Yanes aseguró que en esta etapa "la marcha de los trabajos ha sido la adecuada ya que la rehabilitación de Santiago no es como la construcción de un bloque de pisos. Hay que realizar las obras a la velocidad correcta". "Hay que destacar -subrayó el arquitecto- que Cimtra ha demostrado una capacidad extraordinaria en la elaboración de estos trabajos". "Estamos -comentó- ante una iglesia excepcional, que es Bien de Interés Cultural y cuya restauración se está haciendo con una tecnología que es puntera en el mundo". Yanes adelantó además que la nueva empresa encargada de las obras "ya está designada por la Junta y sólo falta la tramitación administrativa. Algo nada rápido que puede tardar entre uno o dos meses". Asimismo, destacó que lo sucedido con Cimtra, "revela la lamentable situación por la que pasa la edificación en España", y comentó que la suspensión de pagos de la empresa se ha debido a causas ajenas a Andalucía, "ya que la mayoría de las actuaciones se realizaban fuera de la región".

Respecto a los inicios de los trabajos de la segunda fase, que consistirían en realizar similares intervenciones pero en las zonas donde no se ha actuado en esta primera fase, "debería ser justo después de que finalicen estas obras de consolidación. Es decir, que no haya de nuevo un parón que demore más su reapertura".

Por su parte, el nuevo presidente de la plataforma pro Santiago, cura de la parroquia de San Juan Bautista de la Salle y Nuestra Señora de la Estrella y responsable de Patrimonio de la Diócesis, Miguel Ángel Montero, deseó que se finalice "esta primera fase y que la Junta siga colaborando por el mantenimiento del patrimonio, tal como ha hecho hasta ahora".

Hay que recordar que la iglesia de Santiago lleva cerrada desde abril de 2005, aunque las obras de rehabilitación comenzaron en noviembre de 2006, a pesar de que ya desde 2002 se habían realizado informes por parte de arquitectos de la ciudad, como Miguel Ordóñez, que advertían del grave deterioro del templo. Algo que viene de lejos, ya que la iglesia incluso estuvo apuntalada en la década de los años 50 del siglo pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios