Municipal

"Por favor, retiren el crucifijo"

  • Los grupos de la Corporación se pierden en debates ideológicos en una sesión plagada de errores. PSOE, Ganemos e IU imponen su mayoría simple en un intercambio de cromos.

Comentarios 24

El despropósito y la improvisación presidieron el primer pleno ordinario del nuevo mandato en la Corporación jerezana, una sesión marcada por la pérdida de tiempo en debates ideológicos y cuestiones secundarias, así como por  la resolución por la vía rápida, y sin apenas debate, de los temas de calado para la ciudadanía, que quedan relegados a un segundo plano.

 

De las más de siete horas de duración del pleno, el empleo, por citar un ejemplo, apenas ocupó una veintena de minutos de la atención de los miembros de la Corporación, enquistados en el reproche mutuo –de un lado, el PP en la defensa de su gestión en el anterior mandato, y de otro, la mayoría simple que sustenta el gobierno del PSOE con el apoyo de Ganemos e IU, con los dos concejales de Ciudadanos (C’s) como espectadores de excepción–. 

 

Los había más preocupados, como el portavoz del grupo de IU, Raúl Ruiz-Berdejo, por que se retirara el crucifijo del salón tras la toma de posesión de María del Carmen Pina como nueva concejala del grupo popular que por entrar en debate o abordar soluciones reales a los problemas que realmente preocupan a los jerezanos, que no son pocos y se trataron muy de pasada en el pleno.

Hasta la propuesta de IU contra el acuerdo transatlántico para el comercio y la inversión (TTIP) ocupó más tiempo que el problema del paro, proposición en la que, por cierto, el portavoz de la agrupación de izquierda solicitaba la insumisión de Jerez, a la que tuvo que renunciar  luego para sacar adelante la iniciativa. 

 

Y lo más grave, a la hora de votar, y después de introducir sobre la marcha innumerables enmiendas que se confundían en la propuesta final, se hizo de prisa y corriendo, sin que en ocasiones se supiese muy bien qué es lo que se estaba votando.

 

En todo este galimatías, Ganemos pagó la novatada al propiciar que uno de los puntos de una propuesta interminable de IU sobre la vivienda y los desahucios fuera rechazado con el voto en contra de su grupo y el del PP. Un despiste que dio pie a una alianza imposible y que el portavoz de Ganemos quiso corregir sobre la marcha, para lo que solicitó sin éxito saltarse el reglamento y repetir la votación, pero la alcaldesa, Mamen Sánchez, a instancias de la secretaria, le paró los pies al recordarle que las normas están para cumplirlas y que tendrá que esperar a otro pleno para enmendar el error.

 

No fue el único lapsus, ya que la secretaria del Ayuntamiento pidió repetir una votación de una propuesta que fue rechazada inicialmente por un error en el cómputo, pero que terminó aprobándose en la segunda ronda por el voto de calidad de la alcaldesa, que rompió así el empate. El error se debió a que se contó con el voto de Antonio Saldaña (PP), que por entonces ya se había ausentado del pleno para asistir a una sesión parlamentaria en Sevilla en la que debía defender una proposición de su partido sobre el Capital Mundial del Motor y el circuito. 

A todo esto, el pleno abordó más de una decena de propuestas, muchas resueltas por unanimidad o con la mayoría simple de PSOE, Ganemos e IU, mientras que sistemáticamente, y salvo rara excepción, el PP veía rechazadas sus proposiciones. Llama la atención el desprecio durante toda la sesión hacia el grupo de Ciudadanos, al que Ganemos incluso le reprochó que no presentase ninguna propuesta ayer cuando ninguno de los partidos que firmaron el pacto de investidura de Mamen Sánchez prestó la más mínima atención a las enmiendas de C’s.

El presente mandato estará marcada por el peaje que tienen que pagar el PSOE para mantener el apoyo de Ganemos e IU si quiere seguir gobernando. Como contraprestación, los socialistas tendrán que respaldar propuestas de los otros grupos de la izquierda, por muy inverosímiles que estas puedan ser. Es lo que se conoce como intercambio de cromos.

 

En el primer bloque, el pleno aprobó ayer por unanimidad la constitución de la Comisión de Auditoría y Transparencia, así como sus normas de funcionamiento, a la que se incorporaron algunas enmiendas del PP, que renunció a su propuesta de solicitar una auditoría de las cuentas al estar contemplada en las tareas de dicha comisión la revisión de las cuentas de, al menos, los últimos 12 años. También hubo unanimidad en la adhesión de Jerez a la Red de Entidades Locales por la Transparencia y Participación Ciudadana de la FEMP.

 

El pleno también aprobó por unanimidad dar continuidad a la Mesa de Turismo y agilizar la presentación del calendario festivo y que los grupos rindan cuentas de sus asignaciones con detalles del destino y gasto que se publicarán en la web municipal.

 

Y para rizar el rizo, Ganemos se apropió con una enmienda de una propuesta del PPpara la constitución del Consejo Social de la Ciudad y la puesta en marcha del plan local de empleo –la única iniciativa relativa al problema del paro en la sesión de ayer–. Los populares terminaron votando en contra tras defender su gestión en el anterior mandato y entre críticas de los grupos de la izquierda para variar.

Así transcurrió el primer pleno ordinario de Mamen Sánchez, en la que hubo hasta dos recesas. Lo nunca visto en el pleno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios