Jerez

“Mi hijo necesita un monitor en el colegio las cinco horas de clase”

  • Ana Aliaño reclama la atención necesaria para un alumno de tres años que padece autismo infantil

El hijo de Ana jugando con su tía El hijo de Ana jugando con su tía

El hijo de Ana jugando con su tía

Ana Aliaño pide que su hijo, que padece autismo, sea atendido como se merece en su horario escolar, con un monitor que permanezca en el colegio las 5 horas que ocupa su horario y no 2 horas como ocurre actualmente. Él se llama Manuel Jesús, tiene 3 años y comenzó a ir sus primeros días al centro escolar de San José Obrero la pasada semana, donde también se encuentra su hermana mayor. Ana explica que su hijo “tiene autismo infantil. Manuel es dependiente y por ello tiene la necesidad de tener unos cuidados especiales continuos”.

Ana cuenta que su hijo “no necesita un aula específica, ya que pasó una valoración psicológica del propio colegio y determinó que no necesitaba ese tipo de aulas”. Por tanto, en estos casos, los niños reciben la atención de un monitor o monitora que se centre en las necesidades de todos ellos.

Manuel Jesús es el único niño con autismo de su colegio y “la Junta sólo ha concedido dos horas de monitora a mi hijo”, señala Ana. Cuando realmente “mi hijo está en clase 5 horas, ¿qué ocurre con las 3 restantes?”, se pregunta esta madre.

El horario al que acude la monitora es de 10:00 horas a 12:00 horas. “Pero si Manuel Jesús precisa un cambio de pañal, por ejemplo, no tiene a nadie que lo pueda atender. A mí por supuesto que no me importa cambiar el pañal a mi hijo, pero puede ocurrir que no esté cerca del colegio en ese momento y tarde en acudir”, lamenta Ana Aliaño. Es más, “este pasado martes la monitora sólo pudo estar una hora en lugar de dos, por un motivo concreto, y el colegio me llamó para cambiar a mi hijo de pañal. Yo estaba en la otra punta de San José Obrero y estaba en un asunto en el que no podía salir antes. Tardé una hora en llegar al colegio”, asegura Aliaño. Además, Manuel Jesús sufre de piel atópica y “no puede estar con los pañales manchados mucho tiempo porque le afecta a su propia piel”.

Ana va más allá, porque cuando llegó al colegio, su hijo estaba sólo “y él puede sufrir golpes. De hecho ya ha venido con golpes a casa que él mismo se ocasiona”, certifica esta madre, que “lo único que pido es que mi hijo tenga la atención que necesita durante el tiempo que está en clase, no más”.

El mismo colegio San José Obrero, cuenta Ana, también ha solicitado a través de su director que su hijo pueda disponer de las 5 horas de monitor que requiere, al igual que otros niños en su misma situación. Aunque éste no es el único caso. A través de un mensaje por redes sociales, Ana ha hecho público esta situación personal y ya hay otras madres que se han manifestado al respecto, asegurando que colegios como Tartessos y Montealegre se encuentran en la misma situación que Manuel Jesús, con monitores que acuden tan sólo 2 horas diarias.

Como posible medida de solución, Ana acudió a pedir ayuda a asuntos sociales del Centro Cívico La Granja, “pero me la negaron. Me respondieron que no podían ayudarme con este tema porque no era de su competencia. Eso lo entiendo, pero sólo quiero que me asesoren o que me ayuden a mandar un escrito a Educación, y no recibí ningún tipo de ayuda de su parte”, relata Aliaño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios