Bodegas

Jerez y Montilla, los primeros 100 puntos de la Guía Peñín

  • Dos vinos de Jerez y Montilla logran la máxima calificación de la Guía Peñín, nunca antes concedida en sus más de 30 años de historia

  • Conde de Aldama Amontillado 'Bota NO', de Bodegas Yuste, y Alvear Pedro Ximénez Solera 1830, de Alvear, hacen historia al romper el techo de puntuación de la guía

  • "Si algún vino en España merece 100 puntos es el jerez"

Los dos vinos de Jerez y Montilla reconocidos con 100 puntos por la Guía Peñín.

Los dos vinos de Jerez y Montilla reconocidos con 100 puntos por la Guía Peñín.

La Guía Peñín tenía una regla de oro jamás profanada en sus más de 30 años de historia, en los que nunca antes había concedido a un vino la máxima puntuación bajo la premisa de que la perfección absoluta no existe. Así lo entendía al menos hasta ahora Carlos González, director de la prestigiosa publicación, la primera de España dedicada en exclusiva al vino, quien siempre ha defendido que "si hay un vino en España que merece los 100 puntos es el jerez".

Así lo manifestó el responsable de la guía a este periódico en una de sus visitas a la Denominación de Origen jerezana, cuyos vinos siempre han obtenido puntuaciones sobresalientes, con la que acostumbre arrancar la ronda anual de catas por la España del vino, quizás dejando entrever que quizás algún día se toparía con un vino excepcional, perfecto, y merecedor por tanto de los 100 puntos.

Ese día ha llegado, y no sólo para un vino, sino para dos, los primeros que Guía Peñín encumbra con sus inéditos 100 puntos. El honor ha recaído en dos rarezas sublimes de las dos Denominaciones de Origen andaluzas que marcan el paso de los vinos generosos: Jerez y Montilla-Moriles.

Conde de Aldama Amontillado 'Bota NO', de la sanluqueña Bodegas Yuste, y Alvear Pedro Ximénez Solera 1830, de la montillana Alvear, han sido los elegidos para romper el techo de la máxima calificación jamás concedida por Guía Peñín con "dos elaboraciones históricas que representan unas tipologías únicas en el mundo".

Guía Peñín destaca en un comunicado que "tanto este amontillado como este PX son dos vinos que bucean por nuestra historia enológica", "los mejores representantes del vino español hasta la fecha", dentro de un país que "cuenta en su haber con una amplísima variedad de estilos de vinos, muchos de ellos exclusivos y propios de España".

Conde de Aldama Amontillado 'Bota NO'. Conde de Aldama Amontillado 'Bota NO'.

Conde de Aldama Amontillado 'Bota NO'.

Conde de Aldama Amontillado 'Bota No' de Bodegas Yuste

Conde de Aldama Amontillado 'Bota NO', de Bodegas Yuste, es una elaboración que procede de una solera de mediados del siglo XVII y que representa la línea de los amontillados viejísimos y eternos que excepcionalmente se pueden encontrar en algunas botas jerezanas. En palabras de Carlos González, "un vino del cual no se conoce un final y que seguirá presente por muchísimos años más, incrementando su ya amplísimo espectro de aromas y sabores".

Pedro Ximénez Solera 1830 de Alvear

El otro gran vino de esta edición es Alvear Pedro Ximénez Solera 1830, elaborado por la casa centenaria Alvear. Como señala el director técnico de la Guía Peñín, "es un vino puro y racial, que alcanza la excelencia gracias a una elaboración cuidada y muy lenta”. Un vino que, además, deja a Montilla-Moriles como la zona donde los dulces de Pedro Ximénez alcanzan su máxima expresión y complejidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios