HOSPITAL

Las listas de espera del SAS no convencen

  • Las demoras para operaciones, consultas y pruebas diagnósticas que la Consejería de Salud hace públicas generan incredulidad entre los usuarios

La unidad móvil del Centro de Transfusión Sanguínea, junto al acceso al edificio Materno-Infantil del hospital. La unidad móvil del Centro de Transfusión Sanguínea, junto al acceso al edificio Materno-Infantil del hospital.

La unidad móvil del Centro de Transfusión Sanguínea, junto al acceso al edificio Materno-Infantil del hospital. / VANESA LOBO

Los datos oficiales sobre las listas de espera tanto para operaciones como para consultas externas y pruebas diagnósticas que una vez al año hace públicos el Servicio Andaluz de Salud (SAS) provocan habitualmente escasa fiabilidad tanto en los usuarios como en los propios profesionales.

Las estrategias para adelgazar el número de pacientes en espera y especialmente para recortar la demora media que utiliza la Consejería de Salud hace que en la práctica sean muchos los pacientes que en absoluto ven reflejada su situación en los optimistas plazos de espera que la Administración sanitaria se atribuye.

Los últimos datos publicados y de los que se hizo eco este medio hace unos días han generado numerosos comentarios en las redes sociales, con el denominador común, de la incredulidad ante los plazos esgrimidos por el SAS.

Recordar que, según la Administración sanitaria, la demora media para operarse en el hospital de Jerez está en 42 días; en 44 la espera media para una consulta de especialidades y en 17, la demora media para pruebas diagnósticas.

Hay usuarios que no dudan en contar su experiencia, como una mujer que lleva esperando 14 meses para una operación de tendinitis y túnel carpiano de su mano derecha. Critica que aún no la han llamado después de haber presentado incluso cuatro reclamaciones. "Ya no puedo coger nada, ni se me quitan los hormigueos. No puedo poner el brazo de ninguna manera. Es desesperante".

Otro usuario afirma que está esperando una cita con el dermatólogo desde septiembre. "Esto es vergonzoso", denuncia. Según los últimos datos ofrecidos por el SAS, el tiempo medio de demora para una primera consulta de Dermatología está en 38 días.

También contradice los datos oficiales el testimonio de una paciente que comenta que lleva esperando una cita desde el pasado marzo y otra usuaria lamenta que aguarda desde hace tres meses para operarse debido a una fisura sangrante.

Relata que le derivaron al hospital San Juan Grande para pruebas diagnósticas de colonoscopia, endoscopia y ecografía hace ya mes y medio.

Sin embargo, de acuerdo a los datos del SAS, el tiempo medio de respuesta para las endoscopias digestivas está en 13 días y para las endoscopias respiratorias, en cinco días.

Once meses asegura que lleva otro paciente con una cita preferente para ser visto en la unidad de rodilla. Agrega que ha puesto ya dos reclamaciones y una tercera en las oficinas del Materno-Infantil "y todavía nada. Estoy rabiando y no me llaman. Es una vergüenza".

"Llevo once meses con una cita preferente para ser visto en la unidad de rodilla", se queja un paciente

Las quejas siguen y otra persona denuncia que ha esperado tres meses los resultados de una resonancia craneal, mientras otra mantiene que, desde hace más de tres años, está pendiente de que le llamen de la unidad de rodilla para una operación de menisco.

El pasado octubre a otro paciente le dieron cita para una espirometría para el próximo mayo.

Estos testimonios son sólo algunos ejemplos de cómo los datos oficiales, ya de por sí suficientemente alarmantes, se alejan de una realidad en la que la situación es más grave de lo que reflejan las estadísticas.

Hay que tener en cuenta además que el SAS utiliza para depurar sus listas de espera un sistema que consiste en dejar fuera de los registros tanto de demanda quirúrgica, como de consultas externas y de procedimientos diagnósticos a todos aquellos pacientes que, aun precisando de una operación, una consulta de especialidades o una prueba, no tiene fecha para la misma.

La frecuente práctica de cerrar las agendas de los especialistas deja en una especie de limbo o agujero negro a cientos de pacientes. Son los que el médico de familia deriva al especialista pero cuando van pedir cita les emplazan a esperar una llamada o una citación por carta. Mientras tanto, y pueden pasar meses, no figuran en la lista de espera, lo que da pie a que el SAS mantenga que está cumpliendo los plazos de respuesta que garantiza por decreto.

Tampoco son públicos los datos sobre las segundas y sucesivas consultas a los especialistas, para las que además no existe ningún decreto que garantice un tiempo de espera máximo. Aseguran los sindicatos que en este tipo de consultas y revisiones la demora es mucho más alarmante, al igual que el número de pacientes en espera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios