Obituario

Muere José María Lozano Romero, relaciones públicas y comercial en la época dorada del jerez

  • Trabajó por todo el mundo representando a la firma bodeguera González Byass

José María Lozano Romero, relaciones públicas y comercial en la época dorada de las bodegas González Byass y, en general, del vino de Jerez, falleció este martes 2 de junio en Jerez a la edad de 74 años.

Pepe Lozano nació en el barrio flamenco de Santiago en el año 1946. Alumno del colegio de La Salle y seminarista. Con la agilidad, destreza y simpatía que siempre le caracterizó realizó un cambio de rumbo y se fue a Reino Unido a los 17 años.

Allí trabajó, estudió idiomas, marketing y publicidad, acertando de lleno en su elección porque su vida giró en ese entorno, gozando de excelente reputación y éxito para él y la empresa para la que trabajaba, González Byass. Bodega donde contó con el cariño y admiración del entonces director general Santos Cascallana, 'Don Santo' como le decía Fernando de la Morena cuando iba a cobrarle las actuaciones de la Feria de Sevilla de aquella época.

Nuestro querido Pepe Lozano, cuando volvió a España entró como jefe en Visitas y Relaciones Públicas en González Byass. Pepe tuvo “mando en plaza” cuando de verdad se mandaba y se gastaba, todo hay que decirlo. Representó por todo el mundo a la firma bodeguera en ferias y misiones comerciales en toda la geografía mundial.

Inauguró la feria de Madrid, Vivexpo, y en 1974 la primera Feria de Alimentaria en Barcelona, y también estuvo en la Semana Verde de Berlín. Al poco tiempo pasó a la parte comercial y se fue a Santander, llevando la zona norte. Posteriormente le hicieron jefe nacional de bebida blanca (chinchón y ginebra Milton), y después le ofrecieron ser delegado de la zona centro, desde Badajoz a Soria. Tras cinco años, volvió a Andalucía hasta 1992, el 29 de abril 1992, cuando sufrió un accidente cardiovascular y dejó de recorrer España.

Pepe se encargaba personalmente de atender a las visitas VIP desde los Reyes de España hasta a Lola Flores, Juanita Reina, Caracolillo Curro y Antonio Mairena.

Su relación con el flamenco fue muy especial porque era un gran aficionado y como él mismo se consideraba “flamencólogo”. Estaba muy involucrado en el mundo de los artistas y toreros de la época siendo muy respetado por todos ellos.

Fue amigo de Terremoto y de Manolo Caracol, al que conoció y tuvo más estrecha amistad gracias a mi querido “Tío Pepín”, Pepe Márquez: José María Márquez Sanchez que era compañero y amigo de Pepe Lozano.

Pepe Márquez era compadre de Manolo Caracol y Lola Flores y en aquel entonces director nacional de Ventas en González Byass. Los dos Pepes eran unos auténticos personajes mitológicos dignos de estudio. Imposible igualarlos en su trabajo y habilidades. En aquella época cuando los comerciales salían pero nunca se sabia cuando volverían. Lo que ya no hay -ni se paga- en los tiempos actuales. De joven, quien suscribe, tuvo la suerte de conocerlo y compartir muchos momentos en la bodega y en “misiones especiales en su reserva activa”.

Coincidió en la bodega durante un tiempo también con históricos directivos como Leopoldo Jiménez, Manolo Ramírez y Andrés Contreras. Desde entonces hasta su salida estuvo cuarenta años al servicio de la bodega. Llegó a conocer a Don Manuel María: “Como entré muy joven en la bodega, tuve mucho trato. Don Manuel tenía un problema con la vista y había veces que me llamaba para que le leyera la  correspondencia en inglés. Llegué a conocer a casi todos los González de entonces. Su libro sobre el jerez es importantísimo, como también fue su papel en el pleito del sherry”, declaraba Lozano en 2011 en una entrevista en Diario de Jerez.

Preguntado en la misma entrevista por su vino favorito decía lo siguiente: “Yo soy de Jerez y cualquier vino de Jerez es bueno, cualquiera. Ahora bien, si es de González Byass, mejor todavía. Y al ser de Jerez, he sido de más de vinos gruesos, vinos olorosos, amontillados….”

Pepe deja con su fallecimiento esa larga lista ya casi agotada de aquellos que vendían Jerez a base de sacrificio y salud. Con él se va una especie extinguida que nunca volverá porque los tiempos cambiaron para bien y con la preferencia de estos luchadores empedernidos que llegaron a sacrificar su casa y a veces hasta su familia. Descansa en paz, querido y admirado Pepe Lozano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios