DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Jerez

Las normas para los comercios y restaurantes durante la fase cero de la desescalada

Una señal que marca la distancia de seguridad para clientes en un establecimiento de la ciudad. Una señal que marca la distancia de seguridad para clientes en un establecimiento de la ciudad.

Una señal que marca la distancia de seguridad para clientes en un establecimiento de la ciudad. / Manuel Aranda

El pasado domingo, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó la orden con las normas que regulan la actividad comercial durante la fase cero de la desescalada por la crisis del coronavirus.

Por el momento, los negocios pueden abrir pero solo con cita previa y atendiendo a un único cliente. 

Estas normas se mantendrán vigentes en Jerez mientras la provincia permanezca en esta fase. El Gobierno central decidirá a finales de semana si la provincia pasa o no a la denominada fase 1, donde se permitirá una mayor afluencia de clientes en los negocios. Los locales deben cumplir los siguientes requisitos: 

Es obligatoria la cita previa

Pueden abrir establecimientos y locales comerciales minoristas cuya actividad se suspendió con la declaración del estado de alarma y que tengan una superficie inferior a los 400 metros cuadrados. Los establecimientos que permanecían abiertos durante el estado de alarma pueden mantenerse.

Se establecerá un sistema de cita previa para los clientes y solo puede haber un único cliente en su interior por cada trabajador, sin que se puedan habilitar zonas de espera en el interior.

Cumplir con las distancias mínimas y horarios preferentes para mayores

Sigue siendo obligatorio guardar la separación física entre trabajador y cliente. Si no es posible, se deben instalar mostradores o mamparas. Además, debe haber un horario preferente para mayores de 65 años que debe coincidir con las franjas horarias que este colectivo puede salir.

También se permite establecer sistemas de recogida de productos en el local siempre que se garantice una recogida escalonada que evite aglomeraciones en interior del local o su acceso.

Medidas de higiene en los establecimientos

Limpieza del local, al menos, dos veces al día, especialmente en las superficies de contacto. Una de las limpiezas debe hacerse al finalizar la jornada. Habrá que utilizar desinfectantes con disoluciones de lejía. Los EPI utilizados se deberán desechar al acabar la jornada. La ropa de trabajo también debe limpiarse de manera industrial cada día a una temperatura de entre 60 y 90 grados. No se utilizarán los aseos de los establecimientos comerciales por parte de los clientes, salvo en caso estrictamente necesario. Todos los establecimientos y locales deberán disponer de papeleras.

Medidas de higiene para los empleados

No podrán trabajar aquellos que tengan síntomas o se encuentren en cuarentena. El titular de la actividad debe asegurarse que sus trabajadores cuentan con equipos de protección adecuados. El uso de mascarillas será obligatorio cuando no pueda garantizarse la distancia de seguridad interpersonal. El fichaje con huella dactilar será sustituido por cualquier otro sistema de control horario que garantice las medidas higiénicas. Se deberán organizar y modificar turnos en la medida necesaria, para garantizar la distancia de seguridad interpersonal mínima.

Medidas de protección para los clientes

El tiempo de permanencia en los establecimientos y locales será el estrictamente necesario. En los establecimientos en los que sea posible la atención personalizada de más de un cliente al mismo tiempo deberá señalarse de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre clientes, con marcas en el suelo, o mediante el uso de balizas, cartelería y señalización. Los establecimientos y locales deberán poner a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos.

En los establecimientos que cuenten con zonas de autoservicio, deberá prestar el servicio un trabajador del establecimiento, con el fin de evitar la manipulación directa por parte de los clientes de los productos. No se podrá poner a disposición de los clientes productos de prueba. En los establecimientos del sector comercial textil, y de arreglos de ropa y similares, los probadores deberán utilizarse por una única persona y después de su uso se limpiarán y desinfectarán. En caso de que un cliente se pruebe una prenda que posteriormente no adquiera, el titular del establecimiento implementará medidas para que la prenda sea higienizada antes de que sea facilitada a otros clientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios