Hostelería

Balance del Puente de Diciembre: "Todo el mundo quería venir a Jerez"

La zambomba de Jerez congregó a muchísimo público este viernes en la zona del Gallo Azul.

La zambomba de Jerez congregó a muchísimo público este viernes en la zona del Gallo Azul. / Manuel Aranda

Jerez de la Frontera alcanzó un 83,58% de de media de ocupación hotelera durante el pasado Puente de Diciembre, según los datos publicado este lunes 11 por la patronal del sector Horeca, Federación de la Hostelería en la provincia de Cádiz.

En concreto, según estas cifras Jerez registró una ocupación hotelera media del 55,04% la noche del martes 5, del 77,40% el miércoles 6 de diciembre, del 93,39% la noche del jueves 7 de diciembre, y del 94,56 % el viernes 8 de diciembre.

La ciudad cerró la noche del sábado 9 de diciembre con la cifra más alta de ocupación de la semana con el 97,53%.

Tras un puente de la Constitución y la Inmaculada en que Jerez de la Frontera acogió más de medio centenar de zambombas, el sector de la hostelería ha recibido "con satisfacción la afluencia de público que ha acudido a la provincia y a este municipio en concreto atraídos por una fiesta navideña declarada Bien de Interés Cultural y que ha llevado a rozar el lleno en los hoteles de Jerez".

A pesar de las condiciones meteorológicas adversas, que trajo lluvias en los primeros días de este largo puente, la provincia ha mantenido las buenas previsiones anunciadas "e incluso las ha mejorado, llegando a alcanzar el 72,45% de ocupación, hasta 16 puntos porcentuales más que en 2022"señala Horeca en una nota de prensa.

El presidente de la patronal hostelera gaditana, Antonio de María, apuntó a las zambombas como reclamo para esa alta afluencia que ha habido y que no se ha visto perjudicado a pesar de los días de lluvia al inicio del puente.

En concreto, según datos de Horeca,  Cádiz capital, Chiclana y El Puerto han estado por encima del 70% de media de ocupación durante el puente, mejorando sus datos de 2022, con el municipio portuense rozando el 80%.

Entre el jueves 7 y el sábado 9 de diciembre, Jerez ha llegado a más del 90% de ocupación, dejando imágenes en las que sus tradicionales zambombas han llenado las plazas y calles de este municipio, recibiendo a visitantes de distintos sitios.

"Todo el mundo quería venir a Jerez", ha aseverado a este respecto el presidente de Horeca, quien ha defendido que esta alta afluencia de turistas beneficia a los sectores primarios que surten de materias primas a los bares y restaurantes "que estos días han hecho su agosto".

"De fiestas tradicionales a Magaluf"

En la parte contraria están las personas residentes del centro de Jerez que cada Navidad conviven con la parte negativa que se generan en torno a estas celebraciones y que en los últimos años "han ido a peor" debido al ruido, a la complicación de la movilidad de los vecinos ante la "masificación" existente y a la insalubridad, lo que ha convertido las zambombas en una "pesadilla" para todos ellos y en un modelo "encaminado a convertirse en Magaluf".

La presidenta de la Asociación de Vecinos del Centro Histórico, Tamara Jiménez, ha lamentado la evolución que están teniendo estas fiestas tradicionales, donde se está produciendo "una terrible desvirtualización y mercantilización de las mismas, un bien de interés cultural más cercano a la comercialización que a la cultura", en alusión a las imágenes viralizadas el pasado 8 de diciembre con una gran masa de personas a los pies del edificio Gallo Azul, donde un grupo entonaba villancicos flamencos desde uno de sus balcones que dan a la calle.

"Durante estas semanas estamos viviendo la pesadilla de cada año. Calles convertidas en ratoneras, ríos de orina en nuestras calles, vomiteras en nuestras puertas, cristales rotos en nuestras plazas, destrozo de mobiliario urbano, y sin hablar del ruido y de la imposibilidad de salir y de entrar de nuestros hogares. No se puede pretender enriquecer a un colectivo a costas ni de otro ni de todo", ha aseverado Jiménez.

Es por eso que desde la asociación vecinal han pedido al Gobierno local del PP que se "replanteen" el modelo actual de estas fiestas, a través de un bando municipal "que proteja nuestras fiestas y que no lo permita todo", haciendo hincapié en que "no cualquier espectáculo pueda llamarse zambomba" y "donde se permita sin limitación la ocupación del espacio publico y no se respete el descanso ni la convivencia vecinal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios