Jerez

La Barca recupera su torre y su iglesia

  • El párroco Diego González agradece el apoyo de vecinos, empresas y entidades para rehabilitar la parroquia

A finales de 2017 el párroco de La Barca, Diego González, alertó a sus vecinos de que la torre de la iglesia estaba en muy mal estado y que había peligro de derrumbe. A través de su Facebook, pidió ayuda para poder rehabilitar y conservar el que es, según dijo, uno de los símbolos de la pedanía junto a su puente de hierro.

Año y medio después de aquel llamamiento, la parroquia San Isidro de La Barca ha recuperado todo su esplendor gracias al respaldo del consejo parroquial y de muchos vecinos y empresas que aportaron su granito de arena para mantener en pie el templo.

Por ello, Diego González ha querido agradecer que, al final, la colaboración “ha dado sus frutos”. “La iglesia estaba que daba miedo, con las vigas a la vista y con desprendimientos de ladrillo”, recuerda el cura, detallando que “ahora mismo está todo reparado, saneado y por fuera da gusto ver la iglesia. Ahora lucen hasta los azulejos de la torre que estaban cubiertos de moho y estaban tristes pero ahora brillan”. Además, asegura que fue tras darse a conocer el mal estado del campanario en Diario de Jerez “cuando empezó ya la concienciación de verdad, porque pudieron ver en todas partes cómo estaba la torre”.

González reconoce que ahora se tendrán que centrar, como es lógico, en el mantenimiento del templo pero la rehabilitación ha concluido “con colaboración del Obispado que nos ha dado el último empujoncito que nos hacía falta”. Esto ha permitido que los barqueños y visitantes hayan celebrado la última semana Santa en una parroquia completamente renovada.

Hay que recordar que la obra de la iglesia de La Barca se había dividido en cuatro fases diferentes: primero se cambiaron las campanas, financiadas por La Caixa, con una cuantía de 3.600 euros. Posteriormente, se trabajó para rehabilitar la torre, financiada al completo por el Obispado, y después la nave principal de la iglesia, donde la carcoma terminó afectando las vigas de contención, con un presupuesto de 7.000 euros. La última fase ha comprendido la reparación de la bóveda y la fachada del templo, y ha supuesto una inversión de 32.000 euros.

Tras mucho esfuerzo y colaboraciones, la ‘nueva’ iglesia de La Barca es una realidad y se ha cumplido el deseo que su párroco Diego González escribió en Facebook en octubre de 2017: “Entre todos podemos conseguirlo, siéntete más que nunca barqueño... y allegado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios