Jerez

Un proyecto pionero que echa a andar

  • Hoy arranca el centro de día de Menores en la que la asociación Hogar La Salle ha puesto todo su esfuerzo. Ayudarán a adolescentes en riesgo social y a sus familias y fomentarán la búsqueda de empleo de jóvenes

Para la asociación Hogar La Salle empieza hoy uno de sus proyectos más ambiciosos. Tras meses de preparativos, reuniones y muchos quebraderos de cabeza echa a andar el proyecto del centro de día de menores y en unas instalaciones envidiables con una superficie de más de 13.000 metros cuadrados ubicada en la avenida Duque de Abrantes, en el antiguo convento de Las Oblatas. En esas instalaciones cuentan con pistas deportivas, piscina, huerto y ya edificios en los que hay dormitorios, biblioteca y una escuela taller, entre otras dependencias.

“Tenemos mucha ilusión, en la junta directiva de la asociación todos tenemos profesiones distintas, también hay voluntarios que son antiguos alumnos y gente de la familia de La Salle. Arrancamos el lunes y tenemos muchas ganas”. Ésas son las palabras de Michel Bustillo,presidente de este colectivo que se creó hace poco más de un año y que se ha marcado como objetivo conseguir trabajar con menores infractores, algo que debe estar conveniado con la Junta. Buscan ese convenio para poner en marcha pisos tutelados (convivencia en grupo educativo) para adolescentes que han cometido algún tipo de delito, una medida que se impone por parte de los juzgados de Menores, pero que en la práctica no se puede llevar a cabo en la provincia porque no hay pisos para adolescentes varones.

De momento, se conformarán con empezar con un centro de día en el que se trabajará por la mañana y por las tardes con menores que están en riesgo social, de entre 12 y 18 años, así como con familias. Por ahora, como explica Bustillo, ‘sólo’ contarán con la planta baja de un amplio edificio en el que han estado trabajando las últimas semanas. Las monjas de las Oblatas les han cedido las instalaciones y esperan darle un buen uso con un proyecto lleno de vida en el que los menores “son nuestra prioridad”. Se ha pensado en todo, en la situación actual por la que pasan esos adolescentes que están en riesgo social y sus familias, por lo que por las tardes de los martes y jueves se trabajará con estas familias en grupo, en una medida con carácter terapéutico. Así, los viernes por la tarde, se montará una escuela de padres que tiene carácter preventivo y formativo, como explica el presidente de la asociación Hogar La Salle.

La comunidad lasaliana es la que se va a encargar al cien por cien de la financiación de este proyecto que confían en ampliar el próximo mes de junio. Su ilusión es la de contar con esos pisos tutelados para menores infractores. “En principio se montaría un hogar con plazas para ocho menores, pero en un futuro podrían estar perfectamente funcionando hasta tres”, dice Michel Bustillo. Cuentan con todo lo necesario y cada hogar sería independiente, con su propia cocina y salón, al margen de los dormitorios. También han pedido subvenciones.

La directora del centro, cuyo número es el 956 18 45 59, será Rocío Bretón , que asumirá el reto de sacar la iniciativa adelante. No estará sola, sino que tendrá un equipo humano que ya cuenta con un bagaje profesional y en la que no faltan  un psicólogo y un trabajador social, voluntarios y profesores que den clases de apoyo a niños que lo necesiten y que pueden ser derivador por los servicios sociales comunitarios. Asimismo, se fomentará la búsqueda de empleo con talleres. Se han tenido contactos con la Escuela de Hostelería, la asociación de hoteleros de la provincia y la Confederación de Empresarios para que los menores puedan hacer prácticas y formarse en una profesión. No sólo eso, sino que en sus instalaciones, como pone de manifiesto Bustillo, los menores infractores podrían realizar sus prestaciones en beneficio de la comunidad, en concreto, en jardinería y huerto y mantenimiento de edificios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios