Jerez

La segunda oleada del Covid acaba con cuatro meses de recuperación del empleo

  • Jerez pierde 149 afiliados en agosto y vuelve a bajar de la barrera de 60.000

  • Acumula una pérdida en el último año de 1.742 cotizantes

Obras de mejora de las redes de saneamiento de Aqualia en la calle Cerrón. Obras de mejora de las redes de saneamiento de Aqualia en la calle Cerrón.

Obras de mejora de las redes de saneamiento de Aqualia en la calle Cerrón. / Pascual

El inicio de la recuperación económica y del empleo con la ‘nueva normalidad’ iba por buen camino hasta que se desató la segunda oleada del Covid-19, frente a cuyo crecimiento se anuncian nuevas medidas restrictivas que empiezan a tener reflejo en la ciudad.

El aumento del paro y el descenso de los contratos hacían presagiar el freno a la creación de empleo, que rompe en agosto con cuatro meses de subida para cerrar el mes con 59.912 afiliados a la Seguridad social, centenar y medio menos (-0.25%) que los registrados en julio, según los últimos datos publicados por el Ministerio del ramo.

La salida del pozo de la pandemia comenzó en abril con la reanudación de la construcción tras el cese de toda actividad no esencial. Aquel mes se recuperaron 374 empleos de los más de seis mil destruidos en marzo al hilo de la declaración del estado de alarma. La cifra de afiliados se hundió entonces hasta los 56.661, el mínimo en los tres últimos años en la ciudad.

En los tres meses siguientes –de mayo a julio-, el mercado laboral jerezano se animó hasta volver a rebasar a finales de julio la barrera de los 60.000 afiliados tras la recuperación de 3.400 empleos. Pese al retroceso de agosto, el municipio jerezano mantiene la recuperación de más de 3.200 empleos, es decir, más de la mitad de los destruidos por la crisis, si bien la evolución de los contagios y brotes en las últimas semanas no invita al optimismo.

El impacto de la pandemia arrastra a la ciudad a una caída de 1.742 afiliados en el último año (-2,8%), claro que hace ahora doce meses se alcanzó el máximo de agosto de la última década, con 63.338 cotizantes.

La ciudad tocó suelo en marzo con 56.661 afiliados tras la destrucción de más de 6.000 empleos por la pandemia

En el desglose por los regímenes en los que se distribuyen los trabajadores con alta en la Seguridad Social, el sistema general, que engloba a la práctica totalidad de los empleados por cuenta ajena, sufre la mayor caída con 222 afiliados menos en agosto y 46.662 en su total, mientras que los autónomos pierden una veintena, aunque resisten con 10.258 cerca de su récord de 10.299 alcanzado en febrero.

Los empleados del hogar, con 824 afiliados, se quedan igual y el régimen agrario escala hasta los 2.351 tras un aumento de 90 en el último mes.

Dentro del último año, los autónomos autónomos o trabajadores por cuenta propia toman el relevo con un aumento de 167 afiliados, que los convierte en el único régimen con crecimiento interanual.

El régimen general, por contra, pierde 1.732 afiliados en el acumulado de los últimos doce meses, en los que el régimen especial agrario y los empleados del hogar se dejan cerca de centenar y medio y de una treintena de cotizantes, respectivamente.

Desde marzo, cuando cabe recordar que se tocó suelo por la declaración del estado de alarma, el régimen general gana unos tres mil afiliados; los autónomos –que tardaron algo más de tiempo en sufrir los efectos de la crisis– 224; y el régimen agrario, 28; mientras que el empleo doméstico se desmarca del resto con ocho cotizantes menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios