Jerez

Sin noticias de la silla corsé del pequeño Adrián

  • Silvia Cano, la madre del alumno, lamenta que "en un curso entero la Junta no ha sido capaz de facilitarle una silla a mi hijo"

  •  "El curso que viene ya me ocuparé yo de que el 10 de septiembre tenga su silla, una silla que no apriete ni le quede pequeña como la que tiene desde 2020"

El pequeño Adrián, en su centro educativo.

El pequeño Adrián, en su centro educativo.

La familia del pequeño Adrián ha terminado el curso indignada con la Consejería de Educación, incapaz de facilitar al niño, que sufre parálisis cerebral, una silla corsé para poder asistir con normalidad a sus clases en el colegio Tartessos, donde está matriculado. 

Su madre, Silvia Cano, denunció a este medio la situación que estaban pasando el pasado mes de abril, poniendo de manifiesto que, pese a que la silla se había solicitado desde principios de curso, en dicho mes aún no se había facilitado por parte de la Junta. De hecho, la silla que el pequeño ha utilizado durante todo el curso escolar que acaba de finalizar, es la conseguida, a base de aportaciones particulares, en 2020 cuando la familia hizo pública también esta necesidad.

La realidad es que el curso ha concluido y la silla corsé, fundamental en el día a día de este pequeño, no ha aparecido. Silvia Cano no entiende cómo "ha pasado un curso entero sin que se haya dado solución al asunto", y lamenta que durante todos estos meses "sólo nos hayan dado excusas, que si no había ortopedia, que si no había dinero, que si la petición por parte del cole se había perdido, que si no se habían puesto en contacto con el médico rehabilitador…". 

Su madre ha denunciado también "la incompetencia de la administración porque sólo he recibido llamadas de Isabel Paredes, pero me dijo que eso dependía de Educación y no de Salud", y reconoce que "como madre de un niño con necesidades, ya tengo bastante con lo que nos ha tocado vivir, consultas médicas, revisiones, terapias y más terapias…como para estar a diario cargándonos de frustración, con una lucha extra, la de buscar soluciones a un problema del que aún no hemos obtenido respuesta".

Ante esta situación, Silvia Cano ya ha adelantado que "el curso que viene me niego a pasar por lo mismo y voy a aceptar la ayuda de tantas y tantas personas que a diario nos la ofrecen pero da coraje, impotencia y rabia, tener que conseguir las cosas gracias a la caridad de personas que se ofrecen de corazón porque realmente, a la larga, no es la solución al problema".

"El curso que viene ya me ocuparé de que el 10 de septiembre esté allí su silla, una silla que no le apriete, ni le quede pequeña, como la actual, que se la hicieron a medida en septiembre del 2020", ha admitido.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios