salidas de bodega en 2018

El vino de Jerez paga el efecto 'Brexit'

  • Las ventas del jerez caen un 5,9% en el último año y pierden un 9% en Reino Unido por la incertidumbre del 'Brexit' y la devaluación de la moneda

  • España mantiene el tipo frente al fuerte descenso de las exportaciones 

Cata de vinos de Jerez en una de las acciones promocionales del Consejo Regulador. Cata de vinos de Jerez en una de las acciones promocionales del Consejo Regulador.

Cata de vinos de Jerez en una de las acciones promocionales del Consejo Regulador.

Comentarios 0

Las bodegas del Marco confiaban en recuperar en diciembre parte del terreno perdido durante el año en las ventas del jerez, sobre todo en Reino Unido, donde la campaña de Navidad no ha funcionado como se esperaba. “No sabemos si es descuento sólo por el ‘Brexit’ o si también influye la devaluación de la moneda, pero lo cierto es que ha afectado más de lo que preveíamos”, señalan desde el Consejo Regulador del vino, en el que reconocen la preocupación creciente del sector por la incertidumbre que rodea al principal mercado exterior del jerez y sus efectos.

El ‘Brexit’ y puede que también la devaluación de la libra esterlina condicionaron los resultados del cierre del año, que se salda con una caída del 5,9 por ciento de las salidas totales de bodega a todo el mundo y 30,6 millones de litros comercializados, lo que supone un descenso de cerca de dos millones de litros frente al resultado cosechado en 2017.

España mantiene el tipo con una leve variación a la baja del 0,8% y se consolida como el primer mercado del jerez con algo más de un tercio de las ventas totales de 2018, en concreto cerca de 11, 8 millones de litros.

Pero las exportaciones mantienen su tendencia a la baja, situación que se prolonga desde hace años y que se plasman de enero a diciembre en una caída del 8,8%, con la que las ventas de los vinos jerezanos bajan ya de la barrera de 20 millones de litros. En concreto, las salidas al exterior acumuladas en los doce últimos meses se quedan en 18,8 millones de litros frente a los 20,6 millones del ejercicio anterior.

El mercado británico cae más de lo previsto en el último trimestre y se suma a la sangría de las marcas blancas en Holanda y Alemania

El bajón de las exportaciones no sólo salpica al jerez, ya que se extiende a todo el vino español envasado –incluida la categoría de licor en la que se encuadran los jereces–, que según las estadísticas publicadas por el Observatorio Español del Mercado del Vino, se deja en el último año el 9,9% de sus salidas al exterior, con un volumen comercializado de 883 millones de litros. Pero el descenso de las exportaciones de los vinos españoles se ve compensado por un aumento del 0,75% en valor, hasta alcanzar los 2.136 millones de euros, arropado por una subida del 12% en el precio medio, que se sitúa en 2,42 euros/litro.

En el caso de Jerez, el aumento del precio medio es evidente –el del valor, aunque muy probable, es imposible de cuantificar ante las reticencias de las bodegas a facilitar datos más allá del volumen–, ya que el grueso de la caída se concentra en los mercados tradicionales europeos dominados por las marcas blancas o BOB, en particular Holanda y Alemania, que unidos a Reino Unido provocan un descenso del 9,5% de las ventas en Europa, que retroceden hasta los 16,8 millones de litros frente a los 18,6 millones del año anterior.

El Reino Unido fue el destino de la mitad de las salida hacia Europa, es decir, 8,4 millones de litros que, ya sea por el ‘Brexit’ sólo o acompañado de la devaluación, se traducen un descenso en el mercado británico entre enero y diciembre del 9,3%.

El volumen también se desinfla a marchas forzadas en los Países Bajos, que bajan de los 4,2 millones de litros tras una vertiginosa caída de cerca del 14%, mientras que el mercado alemán cede algo más del 5%, en su caso con 1,7 millones de litros comercializados en el último año.

Llegan buenas noticias desde EEUU y Japón, donde el vino se vende muy por encima del precio medio, que salvan 2018 en positivo

Dentro de América, pese a que el resultado global es negativo con una caída de las ventas del 3,3% y 1,6 millones de litros, llegan buenas noticias desde Estados Unidos, que salda 2018 con un ligero aumento cercano a un punto y 1,2 millones de litros comercializados –la diferencia con el ejercicio anterior es de unos diez mil litros–.

Y el continente asiático se desmarca de la bajada generalizada con una escalada cercana al 14%, si bien su volumen apenas alcanza los 231 mil litros, de los que 166 mil corresponden a Japón, donde las ventas experimentaron en el último año un espectacular repunte del 25%.

El aumento en Estados Unidos y Japón, pese a sus limitaciones en porcentaje y volumen, respectivamente, tiene su importancia al tratarse ambos países de mercados marquistas, en los que el precio que se paga por una botella de jerez está muy por encima de la media, lo que redunda en el presumible incremento del valor de las ventas del jerez del que no hay datos disponibles.

De momento, hay que conformarse con las estadísticas de volumen, marcadas por la progresiva desaparición de las marcas blancas en los llamados mercados tradicionales, sobre todo de aquellas que generan menos valor añadido y que en nada contribuyen a preservar el prestigio del vino de Jerez, ese que tanto ha costado recuperar y que impulsa la facturación de las bodegas con independencia de situaciones coyunturales como la crisis financiera, antaño, o el ‘Brexit’, ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios