Motociclismo | Gran Premio de Cataluña

Márquez arrasa en el día de Andalucía

  • El líder de MotoGP se afianza y Ramírez, primer andaluz que gana un GP de Moto3 en 70 años

  • Para el piloto de Conil "aquí empieza mi Mundial. Voy a luchar por el título, aún es posible"

  • "Antes de pasar al Mundial en 2017, quise dejarlo. Había ganado todo y no llegaba la ayuda"

Marcos Ramírez, radiante en el podio tras ganar en Montmeló. Marcos Ramírez, radiante en el podio tras ganar en Montmeló.

Marcos Ramírez, radiante en el podio tras ganar en Montmeló. / CHIQUI CHAMORRO / AGENCIA 1PHOTO

Hay éxitos previsibles y otros que se hacen tanto de rogar, que podríamos quedar calvos esperándolos. Aunque llevaba cinco años sin vencer en casa, a nadie le ha extrañado que Marc Márquez gane otra carrera de MotoGP en su Cataluña natal, pero que lo hiciese el mismo día en que el piloto andaluz Marcos Ramírez vencía un Gran Premio en la categoría de Moto3, sí que es un hecho histórico, como para tirar cohetes hasta el próximo 28 de febrero, día regional del Sur español. No en vano, han tenido que transcurrir 70 años para que Andalucía festeje un triunfo en el Mundial de Motociclismo.

Aunque el himno de España sonó tres veces en el Circuito de Barcelona, la victoria del piloto gaditano pintó de color verde y blanco la séptima prueba puntuable de la temporada, que en honor a la verdad estuvo monopolizada por la señera de los hermanos Márquez. El más pequeño de la saga, Alex, subió a lo más alto del podio en Moto2, mientras que el 'Gran' Marc hacía lo propio en la categoría reina, por lo que ambos lideran a placer en sus respectivas cilindradas.

Pero teniendo en cuenta que esas victorias no son novedosas en el Mundial, la trascendencia del éxito logrado por Marcos Ramírez resultó mayor si cabe y así lo reconocía el propio piloto: "Me siento feliz por ser el primer andaluz que gana una carrera en el Campeonato del Mundo. Lo bueno se hace esperar". Algo que a buen seguro reconocen también sus predecesores mundialistas: Luis Álvaro 'Pitufo', Juan Enrique Maturana, Alberto Moncayo, los hermanos Gavira (Idalio y Eustaquio), David García y José Luis Cardoso.

Analizando su gesta, Ramírez explicaba que "tenía ganas de hacerlo bien. Salí seguro, controlé bastante bien la carrera y al final, aunque me hubiese gustado estar posicionado más adelante en la última vuelta, estuve más atrás pero me ha salido bien. Parece que la suerte esta vez sí ha estado conmigo. Intenté adelantar a Alonso en la última vuelta, entré con una marcha más porque al frenar tan fuerte no tuve tiempo de quitarla y casi me caigo, se me fueron varios metros que no pude recuperar. Cuando llegué a la última frenada fuerte pensé que la cuarta plaza estaba bien, porque ya no me podía adelantar nadie, frené tarde y cuando vi que los de delante frenaban más tarde todavía en paralelo tuve claro que o se caían o se colaban. Paré la moto completamente en la curva, giré, abrí, salí en paralelo con Arón Canet y le pude ganar porque la curva estaba para mi lado y quedaban tres más". Y al cruzar la meta victorioso afirma que empezó "a chillar, a llorar y reír a la vez, pegándole puñetazos al aire. Fue un momento único".

Marcos Ramírez se adjudicó una carrera muy accidentada. Marcos Ramírez se adjudicó una carrera muy accidentada.

Marcos Ramírez se adjudicó una carrera muy accidentada. / EFE

A sus 21 años, Marcos Ramírez considera que este triunfo "es algo increíble, me ha costado mucho lograrlo después de tener mala suerte en las últimas tres carreras, en las que me sentía más fuerte que nunca y en las que hice tres ceros seguidos".

Estando a 54 puntos del líder y con 12 carreras aún por disputarse, el conileño sueña incluso con pelear por el título: "Estoy un poco lejos pero recuerdo que en 2016, cuando corría el FIM CEV, después de la carrera de aquí estaba a 40 o 45 del primero, siendo líder mi compañero Lorenzo Dalla Porta y después de cuatro carreras le adelanté en puntos. Trabajando duro y con confianza en ti mismo, se puede llegar. Nunca he perdido la moral porque hice una buena pretemporada y unos buenos entrenos, aunque hice tres ceros seguidos por fallos puntuales. Me sentía capacitado para haber hecho esto en Jerez, pero me toqué con otro piloto, no todo depende de ti. Ahora vienen mis dos circuitos preferidos, Assen y Alemania, intentaré estar en lo alto del cajón otra vez”. 

Ramírez, cuyo compañero de equipo, Lorenzo Dalla Porta, marcha segundo en el Mundial de Moto3 a 23 puntos del líder, considera que "aquí empieza mi Mundial. Voy a luchar por él. Desde la primera prueba en Qatar me veía con opciones de luchar por el Campeonato y espero que los tres ceros que he tenido sean los únicos de todo el año" y no olvida compartir su éxito: "Se lo dedico al equipo, a mi familia, a todo el mundo que me ha apoyado. Comenzando por mis padres, José y Esther. Gracias a ellos estoy aquí. Especialmente, el apoyo de mi padre es clave, fue el que me metió en este mundo. Verlos llorar a los dos cuando he ganado para mí significa mucho". No en vano, ha logrado sólo cinco podios en los tres años que lleva disputando el Mundial de Moto3, las dos temporadas pasadas como piloto de KTM, pilotando ahora una Honda del equipo Leopard que hizo campeón a Joan Mir.

Entre las múltiples felicitaciones recibidas, Marcos Ramírez tuvo la del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. Es de esperar que su triunfo tenga lógica trascendencia, pues el piloto gaditano destacó que "pese a contar con un gran circuito como es Jerez, la falta de apoyo ha impedido que Andalucía tenga pilotos que destaquen en el Mundial de Motociclismo. Después de todo lo que hemos sufrido mi familia y yo, espero que las cosas cambien. Por la tele se ve todo muy bonito, pero no es así. También existe un duro pasado desconocido, que me ha permitido llegar hasta aquí. En el año 2015 corrí y gané en casi todas las categorías posibles, desde Supersport a Superstock 600, pasando por Moto2, Supermotard e incluso Dirt Track, pero no me servía de nada, no llegaba apoyo para hacer el Mundial y quise dejarlo, estaba muy quemado y no deseaba seguir compitiendo en motociclismo. Recuerdo que hasta dejé de hablarle a mi padre durante tres días, porque él quería que yo continuase y hasta mi madre se empeñó en quitarme la idea. Si no es por ellos, yo ya me habría plantado. Por eso esta victoria se la dedico a ellos, porque insistieron para que llegase a este Mundial de Moto3 y, finalmente, ha llegado el triunfo y no va a ser el último"…

(*) Jesús Benítez, periodista y escritor, fue editor jefe del Diario Marca y, durante una década, siguió todos los grandes premios del Mundial de Motociclismo. A comienzos de los 90, ejerció varios años como jefe de prensa del Circuito de Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios