Motociclismo | Gran Premio de Cataluña Ducati no pierde la paciencia

  • La marca italiana, propiedad de Volkswagen, lleva 12 años sin ganar el Mundial de MotoGP

  • El binomio Márquez-Honda sigue siendo su aguafiestas en estos tres últimos años

  • Un posible fichaje de Márquez a partir de 2021 podría ser la revolución que precisan

El equipo Ducati al completo celebra el triunfo de Petrucci en Mugello. El equipo Ducati al completo celebra el triunfo de Petrucci en Mugello.

El equipo Ducati al completo celebra el triunfo de Petrucci en Mugello.

Ganar o perder, esa es la cuestión. Los hay que vencen sin parar, y otros como Ducati que llevan doce años en el intento, sin que se les agote la paciencia. Dando cumplido ejemplo de infinita perseverancia, la emblemática marca italiana no ceja en su empeño por conquistar nuevamente el Mundial de MotoGP, como la única vez que lo hizo en el año 2007 con el genial Casey Stoner. Quizá ha pasado mucho tiempo desde el impecable título que alcanzaron junto al piloto australiano, pero no es menos cierto que desde 2017 se están quedando con la miel en los labios por culpa del binomio Márquez y Honda.

"Sin Marc yo ya habría ganados dos mundiales", ha llegado a afirmar Andrea Dovizioso, que con su Ducati ocupa el segundo puesto en la clasificación del Campeonato, a 12 puntos del piloto español. En esos mismos términos se expresa también Paolo Ciabatti, 'mago' y director deportivo de la escudería afincada en Borgo Panigale: "Sin Márquez, Honda no habría ganado nada. Desde 2013 en adelante nunca ha habido un compañero de marca a sus espaldas en el Mundial, sino Ducati o Yamaha. Marc es un piloto que está cambiando la historia de MotoGP". Por si fueran pocos los cumplidos, hasta Danilo Petrucci, segundo piloto oficial de Ducati, que ocupa el cuarto puesto en la provisional del Mundial con 33 puntos menos que el líder, afirma que "Márquez ahora es el mejor, Rossi me odia cuando hablo de Marc. Pero él a mí no me ha hecho nada. Bueno, me ha dado muchos toques, pero objetivamente es difícil decir que no es el mejor". En definitiva, parece que los miembros del equipo rojo asumen con espíritu deportivo el poderío ejercido por el número uno de Honda, lo que no significa que con trece grandes premios aún por disputarse, se conformen con terminar tras él este año.

El pentacampeón mundial Mick Doohan no se cansaba de repetir la frase inmortal de Ayrton Senna de que "el segundo es el primero de los perdedores" y no cabe duda que, por muy pacientes que sean, Ducati no quiere seguir siendo el 'eterno segundón'. En esa línea puede beneficiarles la falta de resultados que Honda está teniendo con el compañero de Márquez, Jorge Lorenzo, que abandonó Ducati en 2018 y anda sumido en una crisis de adaptación que perjudica los objetivos del equipo japonés. De hecho, este inicio de temporada está siendo el mejor de su historia para la marca italiana, pues el Mission Winnow Ducati encabeza el Mundial de equipos, aventajando en 51 puntos al Repsol Honda. Desde el año 2003, en que Ducati aterrizó en MotoGP, trece han sido los pilotos que han defendido sus colores, pero ninguna pareja ha obtenido los resultados que Dovizioso y Petrucci, que suman ya 185 puntos para su equipo, frente a los 134 que han logrado el tándem formado por Márquez y Lorenzo, de los que éste último sólo ha conseguido 19, marchando en el puesto 14 del Mundial. Quién sabe si Ducati acabará aprovechándose de esa debilidad del equipo Honda, que lo fía todo a Márquez. 

Andrea Dovizioso afronta en el GP de Cataluña a 12 puntos de Marc Márquez. Andrea Dovizioso afronta en el GP de Cataluña a 12 puntos de Marc Márquez.

Andrea Dovizioso afronta en el GP de Cataluña a 12 puntos de Marc Márquez.

Desde el año 2003, en que nace la categoría de MotoGP, Ducati ha logrado 47 victorias en grandes premios. Por hacer una comparación odiosa, Honda atesora 143 y Yamaha 106. Durante la temporada 2007, en que consiguieron el título con Casey Stoner, lograron 11 triunfos, al año siguiente descendieron a 6, aunque consiguieron el subcampeonato gracias también, cómo no, al piloto nacido en Southport. Eso sí, después de aquel glorioso 2007 y hasta 2018, sólo conquistaron 28 victorias (de 2011 a 2015 ninguna), mientras que Honda acaparó 90 triunfos, algunas de ellas con el propio Stoner, que en 2011 cambió de aires y conquistó el título para la marca nipona. Pese a esta 'travesía del desierto', desde 2017 la marca de Bolonia está optando con regularidad al título de MotoGP, siendo los máximos rivales de Honda. Tampoco olvidemos que Ducati cuenta en su haber con catorce títulos en el Mundial de Superbike (10 más que Honda), aunque bien es cierto que llevan padeciendo una larga sequía desde 2011, en que conquistaron su último Campeonato con el español Carlos Checa, siendo ahora otro piloto de nuestro país, Álvaro Bautista, quien va camino de otorgarles un nuevo título en este 2019, habiendo conseguido ya 12+1 victorias.

Algunos consideran que las Ducati, cuya marca es propiedad del grupo Volkswagen, han perdido la agresividad de antaño y ahora se asemejan a las Yamaha que van por railes. Lo que nadie discute es que son competitivas en todos los circuitos y, por tanto, claras candidatas al título. Gran parte del éxito se debe al trabajo del ingeniero jefe Gigi Dall’Igna, que tras la última victoria en el Gran Premio de Italia afirmó: "Hemos demostrado que podemos luchar con Marc. Él siempre es un adversario muy competitivo, en cualquier condición y en cualquier circuito. Pero tenemos la moto y los pilotos para pelear". Tanto es así que el propio Álex Márquez, hermano del pentacampeón que marcha segundo en el Mundial de Moto2, podría dar el salto a MotoGP el próximo año con esta marca transalpina en su equipo satélite Pramac. Y, quién sabe si el propio Marc se decide también a cambiar de aires cuando termine su contrato con Honda en 2020… 

Lo que sí ha quedado ya muy claro es que los italianos son campeones en paciencia. Baste otro ejemplo más para confirmarlo, como el del perseverante Erio Belloi, ilustre cura párroco de Maranello que doblaba las campanas para festejar las victorias de Ferrari. Si los cálculos no fallan, este sacerdote estuvo sin subir al campanario desde 1991 hasta 1995, pues en esos años la 'Scuderia' no logró triunfo alguno en grandes premios de Fórmula 1. Peor aún resultó en el caso de repicar por un título Mundial de F1, pues desde el que logró Scheckter en 1979, hasta el primero de los cinco que consiguió Schumacher en 2000, la sequía fue profunda. ¿Estará esperando Ducati a que llegue Marc Márquez para que suenen las campanas?

(*) Jesús Benítez, periodista y escritor, fue editor jefe del Diario Marca y, durante más de una década, siguió todos los grandes premios del Mundial de Motociclismo. A comienzos de los 90, ejerció varios años como jefe de prensa del Circuito de Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios