Cultura

Coro del Teatro Villamarta: abierto el proceso de admisión

  • El Coro ha tenido 14 incorporaciones pero sigue necesitando más coristas, sobre todo voces masculinas

  • La nueva junta directiva de la Asociación Cultural se ha marcado el reto de llegar a las 80 voces

José Ramón Hernández, director musical del Coro, al piano en las audiciones del pasado jueves.

José Ramón Hernández, director musical del Coro, al piano en las audiciones del pasado jueves. / Miguel Ángel González

El Coro del Teatro Villamarta sigue abierto a la incorporación de nuevas voces y sigue reclamando voces masculinas para completar una plantilla de garantías que afronte los próximos compromisos en el escenario. Y eso después del éxito del llamamiento inicial: de las más de 50 solicitudes recibidas se han incorporado 14 voces: ocho mujeres y seis hombres, y todavía quedan audiciones por realizar para sumarse a un coro que actualmente está formado por casi 70 personas. La admisión de nuevas voces no se cierra y está abierta permanentemente.

"Siguen faltando voces masculinas, sobre todo tenores primeros, que es lo más difícil de encontrar. Y con la agenda de los próximos meses es necesario tener el mayor número posible de integrantes del Coro: todavía nos hace falta gente para Manon, que requiere meses de trabajo", explica Bartolomé Benítez Pérez-Luna, vocal de la junta directiva de la Asociación Cultural Coro del Teatro Villamarta, responsable de comunicación e integrante del Coro.

Tras el verano, el Coro acusaba los efectos de la pandemia y no llegaba a las 50 voces: "Había gente que por miedo se había ido o no se incorporaba a una producción, y cualquier producción, como por ejemplo Manon de Massenet -ahora en preparación- requiere unas 50 personas cantando del coro. Cualquier ópera tiene infinidad de papeles secundarios, terciarios y grupos que exigen que un coro tenga un mínimo de personas", indican desde la directiva.

Manos a la obra, "el objetivo que nos marcamos, y sé que somos ambiciosos, es llegar a 80 integrantes estables; que tengan disponibilidad de afrontar producciones. Esto es un coro amateur, aquí nadie cobra nada, somos una Asociación Cultural, cada uno con sus obligaciones laborales y familiares. Si después cantas, hay personas que por imprevistos no pueden en determinados momentos, o por incidencias familiares... Entonces, si quieres tener 60 personas disponibles tienes que tener un mínimo de 80, hace falta un banquillo de suplentes".

Para reclutar voces se ha hecho una campaña mixta: llamamiento a través de los medios de comunicación y conjugarlo con una campaña de microvídeos de los coralistas, gente del teatro, de la dirección musical, solistas, para difundirla a través de las redes sociales. En esta parcela, apoyo de todos los coristas y coralistas de una manera espectacular y sobre todo de solistas, tenores y sopranos de toda España.

Proceso de selección

Y la respuesta ha sido magnífica: más de 50 solicitudes de audición. ¿Cómo funciona el proceso de admisión en el Coro del Teatro? Una vez se reciben las solicitudes de audición en el correo electrónico coroteatrovillamarta@gmail.com un miembro de la junta directiva se pone en contacto con el aspirante para explicarle el funcionamiento, la dinámica y la necesidad de disponibilidad que tiene el Coro. Ahí ha habido alguna baja al no poder cumplir los requisitos de tiempo y disponibilidad para los ensayos que exige el Coro.

"Esto no es 'La Voz Kids' ni ningún 'reality show', el 80% de la gente tiene cualidades para cantar en un coro”

Las audiciones son martes y jueves, en los intervalos de los ensayos, en las que José Ramón Hernández, director musical del Coro, radiografía el registro vocal del candidato -si es bajo, barítono, tenor, soprano o contralto- con una escala de graves a agudos; la cualificación y calificación es temporal, porque con el trabajo se puede ampliar el registro vocal. A partir de ahí se hace una pequeña prueba de memorización con piano; "es muy sencillo, esto no es La Voz Kids ni ningún reality show, el 80% de la gente tiene las cualidades básicas para estar en un coro cantando", asegura Bartolomé Benítez, que matiza que "incluso es más importante tener un buen oído que una buena voz; la voz se trabaja y al oído cuesta mucho educarlo".

Y la respuesta ha sido mejor de lo esperado, sobre todo por parte de las féminas: "La acogida ha sido brutal, hemos pasado de tener la cuerda de tenores con ocho voces a 12 o 13, lo que da mucha tranquilidad al director musical. En la cuerda de bajos también hemos incorporado a tres voces, y lo que ha sido una revolución ha sido el tema de las voces femeninas: la mayoría de solicitudes, a pesar de que requerimos voces masculinas, han sido de mujeres. Esto tiene una explicación: la disponibilidad y la capacidad de compromiso, que es mucho más alta en las mujeres, por su forma de ser, que en los hombres", reconocen desde la directiva de la Asociación.

Una vez dentro, el Coro del Villamarta requiere "mucho trabajo. Obligatoriamente hay ensayos martes y jueves de ocho de la tarde a diez de la noche y cuando llega la producción un par de semanas de trabajo en escenario con solistas, orquesta, vestuario y escenografía". Para las óperas, los miembros del coro, además de voces, han de tener una buena capacidad interpretativa; otra vertiente son las producciones corales, en las que el coro está fijo como en Doña Francisquita con las partituras en mano o el coro de esclavos de Nabuco, de Verdi.

José Miguel Román, maestro repetidor, dirige al Coro del Villamarta en uno de los ensayos. José Miguel Román, maestro repetidor, dirige al Coro del Villamarta en uno de los ensayos.

José Miguel Román, maestro repetidor, dirige al Coro del Villamarta en uno de los ensayos. / Miguel Ángel González

Y los ensayos comienzan varios meses antes del estreno: "Depende de la producción, pero lo razonable para un coro que no es profesional, si quieres preparar una ópera con garantías y que después cuando subas al escenario suene como el Coro del Teatro Villamarta se merece y para tranquilidad de los directores musicales, necesitas cuatro o cinco meses. Los primeros meses trabajas solo como coro, coordinado siempre con el director musical, pero después el último mes tienes que fusionar este trabajo con solistas, filarmónica, escenografía, vestuario... Es una maquinaria que tiene que engranar perfectamente", apunta el responsable de comunicación del Coro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios