Cultura

'Luz', fuerza y serenidad en la obra de la artista Belén Cobos

  • La pintora jerezana exhibe en El Gaucho de El Puerto una muestra benéfica con paisajes naturales y su serie de faros

Luz es lo que la artista Belén Cobos irradia con su obra ante el espectador. Luz, fuerza y el ánimo "que hay que tener en determinados momentos de la vida", explica la autora jerezana, que actualmente expone esta colección en el Restaurante El Gaucho de El Puerto de Santa María.

Su romance con la pintura fue puramente fortuito, pues es economista y trabajó durante años en el Ayuntamiento de Jerez como técnico. Pero una dolencia física le apartó de su carrera laboral y "el primer día de mi baja decidí que tenía que hacer algo, pues no podía parar mi actividad de repente. Y decidí pintar, que es algo que tenía en mente desde siempre".

Parte de lo recaudado irá a la Asociación de Enfermos de Parkinson de Jerez

Así que se puso manos a la obra y pintó. Pinto tanto como para protagonizar en apenas tres años -desde 2014- seis exposiciones entre individuales y colectivas. De hecho, junto a la muestra portuense participa actualmente en otra muestra colectiva en la Oficina de Turismo de La Barrosa.

En sus inicios "varias profesoras me transmitieron la magia de la pintura, así como el hecho de saber transmitir a través de los pinceles los sentimientos y las emociones que tienes dentro. Y se me dio bien", explica del descubrimiento de esta otra faceta que tanto le ha llenado estos años.

Esta pasión le llevó a convertirse en pintora autodidacta y muy inquieta, pues desde entonces no ha cesado su interés por formarse y aprender. "He recibido muchos cursos porque cuando vas pintando te das cuenta de que te queda mucho por aprender", dice desde su gran empeño en alcanzar nuevos hitos.

El resultado es una serie de paisajes naturales repletos de serenidad, pero también de fuerza, "que es lo que quiero inspirar al espectador". Para ello se acoge a entornos a veces bucólicos como el que prestan "las olas rompiendo en las rocas, nada de cielos despejados en calma", describe, "con espátula, mucha materia, pintura e incluso las manos, si hace falta", narra de los diferentes estadios a los que somete su pintura, definiendo así un estilo propio, aunque asegura no querer encasillarse en ninguno determinado. "Sólo pienso en expresar lo que siento para generar estímulos cuando las personas admiran mi obra".

Así, uno de los elementos más simbólicos en su producción es el faro, que los reproduce en varias obras como elementos representativos de "la serenidad que hay que tener en los momentos de más oscuridad y dificultad. Para mí significa equilibrio, la calma y la templanza en la vida". De ahí el título de esta serie, Serenidad, "aunque no tenga nada que ver con lo que se vea en la exposición, en general".

Porque la fuerza en su obra, eso sí, también se mezcla con la paz, en función del momento creador en que se hallara. Por eso, junto a los faros pueden verse playas, caminos que conducen al mar, enormes y serenas dunas como las de Bolonia, puentes e incluso su particular visión del vino.

Obras muy sensoriales que actualmente le proporcionan felicidad, pues Cobos no encuentra otro modo mejor de realizarse y de comprobar "que de todo se sale, y que muchas veces en la vida se presentan otras oportunidades que te ayudan a realizarte como persona".

Una persona, Belén Cobos, creadora, luchadora y comprometida, pues el 20 por ciento de lo que gane con los cuadros en la muestra Luz lo donará a la Asociación de Enfermos de Parkinson de Jerez, entidad a la que ya ha donado una obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios