Análisis

Juan Pablo UphofF

Condicionantes de las previsiones de España

El último informe del Banco de España ha vuelto a constatar el positivo desempeño de la economía española en 2022. A pesar de que las presiones inflacionistas, la disrupción de la cadena de valor global o el endurecimiento de la política monetaria han condicionado la evolución de la actividad económica, se espera que las menores tasas de inflación y la retrasada recuperación tras la pandemia haya impulsado el crecimiento hasta el 4,6% en 2022.

Asimismo, las perspectivas del PIB para el año 2023 se mantienen por encima de las de países como Alemania o Francia. Si bien se espera que las dinámicas de la actividad económica sigan caracterizadas por la persistencia de los factores que han limitado un mayor crecimiento en 2022, la excepcionalidad del mercado eléctrico español y las consecuentes menores tasas de inflación, entre otros factores, impulsarían el PIB de España un 1,3% en 2023.

No obstante, esta evolución está sujeta a gran condicionalidad. La evolución de los conflictos geopolíticos, el alcance de la pandemia en China o el impacto de la crisis energética podría marcar la dirección, al alza o a la baja, de las economías de la Eurozona y de España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios