Análisis

Andrés Luis Cañadas

Constitución, celebración controvertida

Con más pena que gloria, esta misma semana, dicen que se ha celebrado en el Congreso de los Diputados un nuevo aniversario de la Constitución, refrendada masiva y mayoritariamente por el pueblo español, poco tiempo después de salir de una larga dictadura, lo que supuso para España un motivo de júbilo y de esperanza; la instauración de la democracia, en suma; lo que nos ha deparado uno de los mayores períodos de paz y de progreso que ha conocido nuestra historia; 45 años cumple ya la Carta Magna; aunque de un tiempo a esta parte, con la aparición de populistas de izquierda y derecha; que ambas ofertas nos han traído los que se autoproclaman “la nueva política”; se trate de negar lo que es una evidencia…

Claro que hablar de celebración, como con su peculiar estilo jactancioso y arrogante ha manifestado el presidente del gobierno en sus posteriores manifestaciones, cuando han sido varios los dirigentes autonómicos que se han ausentado del acto que ha tenido por marco el palacio de la Carrera de San Jerónimo, además de varios partidos políticos con cuyo apoyo ha contado para revalidar su continuidad al frente del Ejecutivo, no deja de ser manifiestamente un brindis al sol…

Si a esto añadimos que son varias las formaciones políticas que públicamente se pronuncian contra el llamado régimen del 78, de cuyo consenso de formaciones y personas, hasta entonces absolutamente antagónicas pero que tuvieron la generosidad de ceder en sus posiciones por el bien de España, es evidente que la del pasado miércoles ha sido una celebración bastante controvertida, por decirlo de alguna forma, en la que si algo faltaba además; el discurso de la mallorquina señora Armengol, que preside el Congreso, se ha postulado por una peligrosa propuesta sobre el artículo VIII del texto constitucional; por lo que como viene sucediendo de un tiempo a esta parte, nos ha quedado una sensación muy penosa de semejante remedo de conmemoración, aunque quienes se muestran partidarios del actual gobierno hayan tratado de exhibir su mejor cara y desde luego su rechazo absoluto a todos los que no suscriban lo que ellos piensan; lo que paradójicamente entienden como muestra de lo que verdaderamente consideran democrático…

Malos tiempos estos “para la lírica” que diría toda persona que analizada la actual realidad de la política de confrontación que se vive en España, entre partidos incapaces de alcanzar un mínimo consenso sobre cualquier asunto de interés común no sienta inquietud; como no sea lo de aplicar soluciones racionales al grave problema del agua en el Parque Nacional de Doñana, gracias en este caso por la decisión del Partido Popular que gobierna Andalucía y de la Vicepresidenta socialista del gobierno central, señora Ribera, cediendo ambos en sus iniciales posturas, pero en otros muchos acuerdos necesarios para mejorar la vida de los españoles; Justicia, Ley electoral y proporcionalidad, reparto entre Comunidades de la ayuda económica, enseñanza o sanidad y un largo etcétera, nada de nada y así demasiado tiempo ya.

Así que, como digo, frustrante celebración de lo que debiera ser un gran día…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios