Jornada de descensos en los principales índices europeos, tras la volátil e incierta evolución de las tensiones inflacionistas que reflejan los datos del IPC de agosto en EEUU, el deterioro de la actividad economía de la Eurozona y a la espera de la reunión de hoy del BCE.

Ayer se publicó la tasa de variación interanual del IPC general de EEUU en agosto, que ha repuntado 0,5 puntos hasta un 3,7% interanual (vs 3,6% esperado y desde el 3,2% de julio), principalmente por la subida de los precios energéticos, y podría soportar el argumento un nuevo incremento de los tipos de interés antes de fin de año. Por su parte, la inflación subyacente, excluyendo energía y alimentos, se moderó hasta un 4,3% interanual (-0,4 pp respecto a julio), aunque se ha acelerado en términos mensuales hasta un 0,3%.

En la Eurozona, la producción industrial de julio cayó un 1,1% en términos mensuales, tras repuntar el mes anterior un 0,4% mensual, destacando el retroceso del output de bienes de capital y bienes de consumo duradero. Por otro lado, en Italia, la tasa de desempleo se ha moderado a un 7,6% de la población activa en el segundo trimestre (vs. 7,9% en primero) a pesar de la contracción de la actividad entre los meses de abril y junio. Por último, en Reino Unido, el PIB disminuyó en julio un 0,5% mensual, frente al avance de 0,5% mensual en junio.

En este contexto, el Eurostoxx 50 cayó un 0,4% y el Íbex 35 volvió a situarse por debajo de la barrera de 9.500 puntos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios