La Amazonía, es una amplia zona de América que abarca a nueve estados y miles de pueblos originarios. A veces nos llegan noticias de los ataques que están recibiendo por parte de empresas minerales y vegetales. Las empresas de capital privado o estatales explotan en beneficio de muy pocos las riquezas minerales y vegetales. Los asesinatos de dirigentes de los pueblos originarios saltan en la prensa internacional y hay que impedirlo a través de la denuncia de esos gobiernos iliberales, no solo porque asesinen a dirigentes campesinos, como ocurre en Colombia, en Brasil…sino porque están asesinando a la Pachamama, la madre tierra. El desarrollismo trató a la tierra como un bien inextinguible, con capacidad de reposición, pero no es así. Pensadores, filósofos de esta época como Garaudy, Sacristan, Capella, el papa Francisco en Laudato Si… han abordado la mala situación de la tierra. El filósofo A. Haechel (1834-1919) fue el que "inventó" la palabra "ecología" al tratar los descubrimientos de Darwin. No se trata de aisladamente estudiar la naturaleza, sino en su unión con los humanos, como parte de esa naturaleza.Es necesario apoyar a las organizaciones dedicadas a la ecología, pero no se pueden separar de la vida humana, de la apropiación injusta de las riquezas, de las víctimas del desarrollismo. Hay que proteger nuestra casa común que incluye a toda la familia humana. En la provincia de Cádiz hay un grupo, "Ecologistas en acción", entre otros, que nos recuerda el problema continuamente

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios