Se habla mucho de la serie 'La Peste'. Hay quien la critica bien y quien se ceba en ella. Es lícito y necesario hacerlo. Sobresale la pasta que se ha gastado Movistar en ponerla en pie, 10 millones de euros. Baste esto para asegurarse de que el personal vea, aunque sea, el primer capítulo para crearse su propia opinión. Visto el primero, uno no queda indiferente y se genera nuevo material sobre el que opinar: que si está fenomenal, yo diría excepcional, ambientada pero tiene poca trama. Estoy de acuerdo con lo que dice el compañero M. J. Lombardo cuando señala que 'La Peste', de tan sólo seis capítulos, peca de "falta de ritmo narrativo, una abundancia de explicaciones dialogadas" y de "circularidad cansina y autocomplaciente". Sí se nota esa diferencia con otras series que al final de cada capítulo te deja con ganas de más, te lleva del tirón al siguiente. Me parece, sin embargo, que desempeña una buena función didáctica: acercarnos en cierto modo a la Historia. Una materia que empieza a interesar (ya lo han pillado productoras y editoriales) y que las aulas un día dejaron morir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios