Me lo cuentan, me lo refieren uno y otro, y yo lo recojo en mi memoria. En la vida hay de todo: alegrías, tristezas y hasta soledades… ¡Ay, soledad, qué mala eres! Pero la vida sigue y hay que tener superación, ánimos para sortear obstáculos y terminar los caminos. Es la alegría del que sube una cuesta con gran quebranto y al llegar a la cima, mira al infinito y se le hincha el corazón de felicidad.

Es el virus. Unos lo cogen y otros lo dejan. Es la historia de la reclusión mientras el bichito rumia tus entrañas. Pero, afortunadamente, tiene los días contados. Y hay que tener imaginación para hacer tolerable la reclusión.

Uno me cuenta que la pasa en el campo, bajo un pino y se entretiene con su perro a sus pies de escabel matándole las moscas. Otro lo hace ,leyendo hasta los periódicos antiguos. Otro viendo a los gorriones y echándoles migajones de pan. Otro, soportando los programas de radio y tele, algunos que sí y otros que no.

Y esperando la mano amiga, el familiar o el vecino que no sabe cuánto bien hace con su llamada o su visita, por muy lejana que sea y mucha mascarilla que se ponga. Le dice el médico: "Mucho sol, mucho aire y mucha agua". Y a eso están. Y el medicamento que te haya prescrito el doctor.

Otro me cuenta que está en su habitación, como si fuera una celda, contando las vigas del techo, abriendo y cerrando el balcón. Se levanta, se acuesta, pone la radio, la quita, sueña con sus pasadas aventuras y gime la actual. Y hasta reza…

Y es que los bichos, esos bichitos tan pequeños, tienen muy mala leche. Pero es que en la naturaleza todo es igual, desde el Paleolítico: : ,el pez grande se come el chico y el tigre se come al mono. y el mono al conejo… y a nosotros las bacterias y los virus, la madre que los parió.

Quiero mandar mensaje de esperanza y de optimismo a todos cuantos pasan este cautiverio. Pasará, querido amigo, amiga. Ánimo. A cada generación le toca una guerra o una epidemia. Pero gracias a Dios esta ya está vencida. Haz caso al médico, boticario y enfermeros. Y dentro de unos días lo celebramos. ¡Vamos a cogerla, colega!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios