"Esta mañana de paseo/ con la gente me encontré/al lechero, al cartero, al policía saludé; /detrás de cada ventana/ y puerta reconocí/mucha gente que antes/ni siquiera la vi…/". Esta canción daba nombre a un grupo de jóvenes norteamericanos, que dieron, cantando, la vuelta al mundo, allá por el año 1965 y posteriores. Actuaron en China, URSS y otros. Yo acogí esta canción como puerta al conocimiento de "las gentes", de los sencillos. Ahora aplaudimos a los que siempre ignoramos: a la limpiadora del Congreso, al repartidor de alimentación, al camionero que lleva la mercancía, al del puesto de La Plaza que nos lo acerca, a las gentes que ayudan a domicilio, a los jóvenes que están ayudando a los ancianos impedidos, a los periodistas, a los mecánicos, recogida de basuras, a los compañeros de banca... "…Entonces me di cuenta/ de una gran realidad: / las cosas son importantes/ pero la gente lo es más/…"

Hasta el año 1977, el logo de CCOO fue un grupo de manos empuñando un instrumento de trabajo: desde paleta, fonendoscopio, pincel, hoz, micrófono, martillo…gente que son imprescindible, no tenidas en cuenta. "Gentes de las ciudades/ y también del interior…/. Gente como relata Bertolt Brecht en el poema "Preguntas de un obrero que lee"; Como Blas de Otero dedicaba sus poesías: "Es a la inmensa mayoría, fronda…A ti, a ti, y a ti…" ¡Viva la gente!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios