La fiebre MotoGP no baja

El Mundial muestra su buena salud gracias a la afluencia de público y a un espectáculo televisivo ejemplar para otros deportes

Aficionados en Montmeló durante el ‘pit-walk’ del pasado viernes. Aficionados en Montmeló durante el ‘pit-walk’ del pasado viernes.

Aficionados en Montmeló durante el ‘pit-walk’ del pasado viernes. / Circuit de Catalunya

Salta a la vista si alguien está sano. Con los grandes eventos deportivos ocurre lo mismo, pues se nota a leguas cuando las cosas funcionan. Sirva como ejemplo el Mundial de Motociclismo, que este 2017 vive una de sus temporadas más competitivas, con el consiguiente aumento de interés para los aficionados y su lógica repercusión en los ámbitos económicos y mediáticos. Es decir, la fiebre de MotoGP no baja y así se confirma con el hecho de que en España haya cuatro grandes premios al año, con monumentales cifras de público y circuitos llenos hasta la bandera.

Hay un dato reciente e inequívoco que muestra la buena salud de MotoGP, como es el superávit ofrecido por el Gran Premio de España disputado en Jerez el pasado 7 de mayo. La organización ha hecho públicos los resultados económicos y evidencian una mejoría que duplica el balance positivo de 2016. Los ingresos, que provienen casi íntegramente de la venta de entradas (129.890 espectadores aquel fin de semana y 68.731 el día de las carreras), ascendieron a 4,4 millones de euros, mientras que los gastos se situaron en 3, 7 millones y se obtuvieron unos beneficios totales de 698.000 euros. Con esas cifras, podemos imaginar también la cuenta de resultados que habrá tenido sobre la economía de la región, que se ve impulsada sobremanera por este inigualable evento, cuantificándose por encima de los 9 millones de euros.

A buen seguro que así ocurrirá también este domingo en Cataluña con la séptima prueba puntuable de MotoGP, en la que se esperan nuevas cifras de récord. El listón de público del Circuito de Barcelona ha ido creciendo de forma imparable en los últimos cinco años, pasando de los 141.451 espectadores que asistieron en 2012, a los 176.900 que lo hicieron en 2016 (99.575 el día de carreras, 31.000 más que Jerez). Para atraer a ese número elevado de aficionados, la maquinaria mediática resulta fundamental. Friné Velilla, jefa de prensa del Campeonato del Mundo, afirma que "la buena salud de MotoGP se evidencia con la gran cantidad de artículos de prensa que se publican día a día. Nuestras cifras de impacto mediático van en aumento año tras año, tanto en periódicos de papel o revistas, como en los diarios digitales especializados o generalistas, en los blogs, etcétera. Cada vez hay más aplicaciones y más actividad en la red de internet que fijan su atención en el Mundial de Motociclismo".

La responsable de comunicación en MotoGP destaca que "son muchos los medios de que siguen el Campeonato durante las 18 carreras del año y un número muy elevado que prestan toda su atención desde las redacciones. No podemos tener a mil periodistas en una sala de prensa, porque las cuotas no lo permiten, pero vemos una tendencia de aumento de asistencia muy considerables, que se traducen en 300 medios presentes en cada carrera de la temporada. También hay que destacar las nuevas tecnologías y herramientas de comunicación que, a través de las redes sociales y mensajería, nos han abierto un gran campo de acción para fomentar el interés de aficionados potenciales. En este sentido, MotoGP tiene mucho recorrido, porque los usuarios quieren estar al día de este Campeonato y lo demuestran porque son un público joven -entre 28 y 35 años- muy activo en esas redes, que están atraídos por nuestro Campeonato y quieren información, contenidos, imágenes, interactuar y también verlo por televisión o bien en los circuitos. Ahí tenemos nuestra garantía de éxito y futuro".

En primer plano de esa promoción de MotoGP se encuentra, como es lógico, la gran repercusión televisiva, que aunque sea de pago -algo que ocurre con la mayoría de deportes de élite- supera en emoción a otras competiciones como la Fórmula 1. En este sentido, la jefe de prensa de MotoGP afirma que "las comparaciones suelen ser odiosas, pero la gente siempre dice que nuestras carreras son muy emocionantes y que además ofrecemos tres, no sólo una, pues hay MotoGP, Moto2 y Moto3, cada una con grandes alicientes. La producción de televisión que ofrece MotoGP es espectacular, con cámaras que permiten ver lo que ocurre desde todos los ángulos y puntos de vista, nada se esconde para el televidente. En su conjunto, la realización de un Gran Premio por televisión es una obra de arte, como si fuese una gran película o una serie con 18 capítulos por temporada. Todo el mundo quiere saber qué va a pasar en cada capítulo, pues saben lo apasionante que fue el anterior y quieren averiguar cómo acabará el culebrón".

Los periódicos y emisoras de radio suelen dar un eco excepcional a MotoGP, las redes sociales echan humo con este Campeonato y, para no ser menos, la televisión muestra imágenes insuperables de genios como Pedrosa, que este domingo parte con la 'pole' en Cataluña, seguido de Lorenzo y Petrucci en primera línea de parrilla, abriendo la segunda fila un Márquez siempre al límite, pues ayer se cayó ¡cuatro veces! y ya van doce en este Mundial. También estará en el foco de atención el líder del Mundial, Maverick Viñales, que pese a salir en novena posición sabe que correr en casa da alas, gracias a los 90.000 aficionados que se esperan en el circuito de Barcelona con mucho calor ambiental y con esa fiebre de MotoGP que es síntoma de buena salud motociclista.

(*) Jesús Benítez, periodista y escritor, fue editor jefe del Diario Marca y, durante más de una década, siguió todos los grandes premios del Mundial de Motociclismo. A comienzos de los 90, ejerció varios años como jefe de prensa del Circuito de Jerez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios