Análisis

Jose manuel moreno arana

El pavimento urbano en Jerez: notas históricas (y IV)

No podía concluirse este breve, e incompleto, repaso por la historia de los pavimentos urbanos jerezanos sin dedicar unas líneas al adoquín, cuya actual pérdida en algunas calles céntricas ha justificado este recorrido histórico. El tema merecería una investigación exhaustiva, misión demasiado ambiciosa para esta columna. De todas formas, como un primer paso, propongo sumergirnos en las páginas de la prensa local que desde finales del ochocientos comienza a informarnos de la paulatina transición desde el empedrado, cuya extensa historia vimos esbozada semanas atrás, hasta el más moderno y resistente adoquinado, cuya imagen ha permanecido unida al centro de nuestra ciudad a lo largo de un periodo, documentado, de más de 100 años.

"El Guadalete" recoge diferentes noticias de adoquinado desde la década de los ochenta del siglo XIX. Así, el 18 de enero de 1883 sabemos que se estaba empleando en parte de la calle Caballeros, trabajo que fue una especie de ensayo, como este diario manifiesta el 4 de abril del mismo año. El 15 de julio de 1884 se habla de la terminación de un primer adoquinado de la actual plaza Esteve.

Por otro lado, el 19 de agosto de 1888 es anunciado con satisfacción el comienzo de las faenas para adoquinar un tramo de la calle Larga. La iniciativa partió del entonces alcalde Eduardo Freyre y Góngora, conocido por su implicación en otras mejoras de diferentes calles y plazas de Jerez.

Para acabar, damos un salto de cuatro décadas para localizar labores de adoquinado en la calle Corredera, que se anuncian el 24 de octubre de 1926.

Estas referencias, aún escasas, pueden servir de muestra de la antigüedad del adoquín en Jerez y de su presencia en algunas de las calles que han sufrido su retirada en los últimos meses. Son testimonios de un valor histórico, puesto en entredicho

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios