Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

Atontamiento

Un país que se recrea en el atontamiento y la frivolidad es un país débil. Y eso se termina pagando

Cuando un país es capaz de atontarse como lo ha hecho este con el concurso para elegir la canción del Festival de Eurovisión es que algo está fallando en las profundidades de nuestro ser colectivo. Vale que estamos en tiempos líquidos, en los que las redes sociales se han especializado en aborregar y en el que los trending se suceden unos a otros en cuestión de pocas horas. Pero cuando la discusión sobre tal o cuál canción trasciende los límites donde debería estar y pasa a ser argumento de discusión política, en la que entran ministros y diputados y sobre lo que se pide explicaciones en las Cortes, es que hemos perdido el oremus. A uno, por generación, lo de Eurovisión le suena tan lejano como intrascendente. Por las brumas de la infancia desfilan los tiempos del franquismo ya declinante cuando una tal Salomé agitaba los flecos de su vestido con Sigo cantando. O la épica de heroína nacional de Massiel con el La, la, la, que sólo era comparable con la del gol de Marcelino a la malvada URSS o las seis Copas de Europa del Real Madrid.

Pero más allá de eso, Eurovisión pasaba desapercibido año tras año, década tras década, salvo para los muy incondicionales de estas cosas, que haberlos los hay. Esa pasión que parecía haber entrado en los últimos años y que ha hecho explosión este con la bronca por el miedo a la teta y el pretendido oprobio a la cultura gallega, no tiene una explicación fácil, más allá de la afición a la frivolidad que parece presidirlo todo. Esta frivolización tiene otra derivada preocupante: el desaforado interés que ha entrado por politizarlo todo, con la colaboración necesaria de los políticos. Es una forma más de populismo y de distraer la atención de los problemas que de verdad afectan a la vida de los ciudadanos.

Se hace populismo cuando no se sabe hacer otra cosa. La ministra Irene Montero, que ha sido especialmente activa en esta polémica, es un claro ejemplo de hasta dónde se ha degradado el nivel de la política en España. Pero no es ni mucho menos el único caso. Échenle un vistazo, por ejemplo, a la campaña de Casado en Castilla y León, siempre con un ternero o un lechón como atrezo de sus intervenciones, o el tono de la sesión de control de ayer en el Congreso a cuenta de la reforma laboral.

Estas cosas son más trascedentes de lo que en un principio puedan parecer. Un país que se recrea en el atontamiento es un país débil. Y la debilidad termina pagándose.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios