Si como simples homínidos evolucionamos hasta surcar la vía láctea, se ha debido, entre otras gestas y curiosidades, a que fuimos capaces de hacer planes a largo plazo. Marcarse objetivos sin carácter de urgencia estimula a saltar de la cama, o a evitar el sedentarismo de sofá, e incluso a posponer el obligatorio cómputo diario de ovejitas al caer la noche. Es solo cuestión de proponérselo, o que te lo impongan. Pero, ya sea por obligación o iniciativa propia, la imaginación suele dar sus frutos porque no nos pone límites, solo genera hipotecas entre los incrédulos.

Aunque la naturaleza inquieta tienda a motivarnos, vivimos tiempos de excrecencia vírica, en los que planificar o marcarse retos es casi absurdo, salvo para la ciencia, a cuyas manos y cerebros hemos encomendado nuestro espíritu. Por desgracia, este asqueroso bicho numerado nos mantiene en vilo, convirtiendo al riesgo en la única constante de nuestras vidas y, ante ese temible adversario, nos presentamos ciegos e impotentes. Bastante tenemos con no olvidar el ‘bozal’, los dos metros y el gel hidroalcohólico. Ya no sabes qué hacer, ni dónde meterte. Eres rehén de esos laberintos botánicos que pueblan las pesadillas.

Desde que la pandemia nos hizo ‘burbujas’, llevo demasiado tiempo posponiendo encuentros o visitas. Salvo de forma virtual y esporádica, me niego a interactuar. Renuncio, por ejemplo, a ir a la consulta del psiquiatra, en la que ahora resulta imposible ver las facciones de tu interlocutor. Aunque el Covid-19 nos ha hecho virtuosos fisonomistas, tengo la sensación de que las mascarillas ocultan la personalidad real de quien tienes enfrente, impidiendo saber con certeza ante quién estás, o si miente. Por tanto, como a todos los que quieren saber de mí, les digo lo mismo: cita para 2022, como mínimo...

(*) Jesús Benítez, periodista y escritor, fue Editor Jefe del Diario Marca y, durante más de una década, siguió todos los grandes premios del Mundial de Motociclismo. A comienzos de los 90, ejerció varios años como Jefe de Prensa del Circuito de Jerez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios