Su propio afán

Prejuicios ni míos

Puede que Nueva York sea el centro del mundo, pero ellas transmiten que allí se han quitado de en medio

No me gustaría que mis ideas me empujasen a la esquina del sesgo ideológico, aunque sea el mío. Por mí; pero también por mis ideas, a las que tengo gran aprecio intelectual. Les haría un flaco favor si las rebajase a la triste categoría de tópicos o prejuicios o a la función de cobertura de chistes fáciles. Por eso, antes de reírme de las fotos de Irene Montero y sus amigas en su periplo norteamericano, quisiera certificar si objetivamente son risibles o me induce a ello mi postura crítica hacia Podemos.

Yo criticaría, quizá sin tanta risa, pero con idéntico sarcasmo, si un ministro conservador se llevase a tres o cuatro colegas a darse un garbeo por USA y sólo nos mandasen fotos como si estuviesen de excursión guay. Esos selfies sonrientes.

Éstas, ¿han tenido algún encuentro con algún mandatario de nivel equivalente? ¿Ha visto Irene a su homóloga Alexandria Ocasio-Cortez? Se ven fotos con su pandilla y, si acaso, alguna con un tuitero de poco peso y nada más. Pongamos que ellas están convencidas, no obstante, de que han ido a América para algo muy imprescindible, como apoyar el aborto y protestar contra una sentencia de su Tribunal Supremo. Total, al de aquí tampoco lo respetan…

Yo, de ser su asesor, les habría aconsejado entonces un perfil mucho más institucional, por un sinfín de razones. Su extrema juventud -les habría dicho, zalamero- induce al público a pensar que están de viaje de fin de curso. Luego, está que acabamos de pagar los impuestos en España. Conviene que la ciudadanía piense que se pagan para la Sanidad y la Educación y ya. Lo de estos viajecillos quizá caiga regular entre los contribuyentes.

En Estados Unidos puede que haya quien lo perciba como una crítica a su sistema constitucional. La Corte Suprema es una cosa muy seria y la separación de poderes. (Allí, digo.)

Pero es que todavía hay más. Las sonrientes instantáneas americanas hacen mucho más clamorosos los silencios y las evasivas de Montero y compañía. Se nota que no han dicho nada de la brutalidad marroquí, que lo del Sahara lo dejamos y que el aumento del presupuesto de Defensa, tira, tira. Puede que Nueva York sea el centro del mundo, pero transmiten que se han quitado de en medio.

Este análisis yo se lo arrearía a cualquiera de cualquier partido. Así que puedo reírme a gusto de las fotos pintureras. Pero ahora, después de haber sopesado la cosa, se me han quitado de golpe las ganas. Es serio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios