A rienda suelta

J.P. Lobato

Sorpresa, sorpresa

SE ha escrito una nueva página dentro de ese maravilloso libro de las leyendas urbanas. Como ejemplo, en la memoria de todos –o de los más jocosos– permanece ese falso recuerdo –creado porque el amigo de un amigo jura haberlo visto– de Ricky Martin en el mítico ‘Sorpresa, sorpresa’ donde fue a visitar a una niña que estaba ocupada en otros menesteres con su perro y un complemento alimenticio que cambia según el pueblo de donde fuera el amigo de aquel amigo –Nocilla, mantequilla, mermelada...–. Ayer, tras la desgraciada noticia de la muerte de Robin Williams, fueron –fuimos– muchos los que le recordamos durante su carrera a través de las redes sociales. Personas como Sergio Ramos o Mariano Rajoy hicieron lo propio vía Twitter y lamentaron –supuestamente– la muerte del gran cantante, obviamente confundiendo al actor americano con el británico Robbie Williams. Los tuits desaparecieron, pero ahí quedaron unas capturas fácilmente manipulables. ¿La realidad? Sorpresa, sorpres 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios