Tribuna Libre

Antonio Gómez

Fundador y presidente honorífico de Madre Coraje

El peor virus

Somos conscientes de que tenemos una sociedad enferma, contaminada por el peor virus que pueda tener: el egoísmo. Éste es el causante de las guerras por intereses económicos, del aumento de la marginación, del mayor empobrecimiento de los más necesitados, del incremento del cambio climático… que ha producido más muertes y sufrimientos que el coronavirus.

Esta sociedad se ha contagiado e infectado de este egoísmo hasta convertirse en una pandemia que está azotando nuestra sociedad, una sociedad que debería estar basada en la gratuidad, como el valor más importante para fundamentar el amor entre los seres humanos. En donde el egoísmo se ha impuesto de una forma masiva por encima del valor de la gratuidad, valor por el que se debe ayudar al que nos necesita, sin pedirle, sin buscar, ni siquiera esperar nada a cambio.

Así como también nos debemos basar en la gratuidad para que los intereses de la comunidad sean prioritarios respecto a los intereses personales y hasta llegar a priorizar los intereses de los demás respecto a nuestros propios intereses personales.

Una de las razones por las que nuestra sociedad está contagiada por el virus del egoísmo es el espíritu mercantilista que nos ha invadido, por el que nadie da nada a cambio de nada (lógico solo en el mundo del mercado comercial) por lo que debemos luchar contra este espíritu mercantilista para que no se extienda al mundo de la ética en las relaciones humanas, pues por ejemplo, nos puede parecer normal que lleguemos a esperar que a cambio del favor que hemos hecho a un amigo, recibiremos otro favor, como si el precioso valor de la amistad fuera una moneda de cambio. Hasta este punto llega nuestro mercantilismo…

Debemos vacunarnos contra el virus del egoísmo, asumiendo la gravedad de este problema que tiene nuestra sociedad y actuando a partir de la infancia, en la educación de valores positivos como la gratuidad, desde las entidades públicas, los medios de comunicación social y nuestros testimonios personales e inyectándonos el espíritu de la gratuidad, que es uno de los principios que define el amor, junto al principio de igualdad y de solidaridad. El amor es la piedra angular de la convivencia entre los seres humanos y la mejor solución para combatir el egoísmo que tanto sufrimiento y muertes está causando a la Humanidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios