Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

La lista de tareas de Ana Mestre

La jerezana, primera delegada del Gobierno andaluz en Cádiz, ha sido durante muchos años un martillo pilón de la Junta

Desde que se supo que el Partido Popular iba a formar gobierno con Ciudadanos en la Junta de Andalucía, el nombre de Ana Mestre siempre estuvo sobre la mesa. La joven (37 años) pero experimentada política jerezana (en el partido desde el año 2000), de la máxima confianza del presidente Juanma Moreno, tenía todas las papeletas para acceder a un cargo dentro de la estructura del nuevo Gobierno andaluz. Primero sonó como consejera de Salud y luego como vicepresidenta. Finalmente ha sido el de delegada (la primera mujer) en la provincia de Cádiz, un territorio que conoce bien pues se ha movido bastante durante los últimos años y ha sido desde presidenta de Nuevas Generaciones a concejal en el Ayuntamiento de Cádiz y candidata en las municipales en su Jerez natal y su Sanlúcar de adopción. Es lo que se dice una política 'de carrera' que ha sabido posicionarse internamente muy bien hasta el punto de que 'sorayistas' y 'casadistas' la han visto como la persona de consenso en una provincia de la importancia de Cádiz.

Como parlamentaria andaluza, Mestre ha sido martillo pilón de los socialistas muchos años, especialmente en temas de salud en los que centró gran parte de sus ataques a la gestión de la Administración andaluza. Ahora tendrá que cambiar el 'chip' porque ahora la responsabilidad será suya y de su gobierno de coalición con Ciudadanos. Tras el acostumbrado período de alusiones a la "herencia recibida", que en Andalucía proviene de 40 años, los ciudadanos le pedirán resultados.

La primera delegada del Gobierno jerezana no sólo ha de enfrentarse a retos y mejoras en el ámbito sanitario. Desde la ciudad que la vio nacer le recordarán -ya lo están (estamos) haciendo- sus numerosas comparecencias junto a miembros del partido para reclamar, por ejemplo, que la Junta de Andalucía inicie la ejecución de la Ronda Sur que debe comunicar la autovía A-4 con la Jerez-Los Barrios. O que le dé al Parque Tecnológico Agroalimentario, el PTA, el desarrollo para el que fue proyectado y que hoy no tiene, siendo Jerez una ciudad referente en el campo andaluz. Populares como Ana Mestre han reivindicado también una mayor implicación de la Junta con el circuito de Jerez (en este caso deberán ponerse de acuerdo con sus socios 'naranjas') y hasta el desdoble completo de la Jerez-Antequera a su paso por la Sierra. Son muchos los proyectos pendientes de la Junta los que el PP ha ido sacando continuamente porque han sido muchos años de gobiernos socialistas. Toda esa batería de medidas necesarias y de promesas que se ha empleado en cientos de ruedas de prensa y proposiciones parlamentarias forma parte ahora de la otra herencia del PP, en este caso la que tiene como partido de oposición.

Las cosas no se ven igual cuando se gobierna. Los populares se encontrarán con cuestiones que desde dentro no verán tan sencillas. Empezando por el hecho de que el dinero de la Junta es limitado y la lista de tareas que desde hace años se puso Mestre por delante es ilimitada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios