Daniel Lamparero

Director de Diario de Jerez

La tienda cerrada no vende

Todas las buenas intenciones turísticas del Ayuntamiento chocan con el cierre por las tardes de la Oficina de Turismo

REGRESA el gobierno municipal de Fitur con la satisfacción del deber cumplido después de haber proclamado a los cuatro vientos las excelencias que Jerez ofrece a los visitantes, que no son pocas, y haber dado un giro de tuerca a su oferta, convirtiéndola en sostenible -lo que se lleva ahora- buscando el turismo activo, deportivo y de ocio saludable, una apuesta en verde con la intención de desestacionalizar la llegada de ingresos y que el flujo económico sea constante a lo largo del año.

'Jerez, desnuda tus sentidos' -eslogan elegido tras cambiar el 'Jerez te espera'- apuesta por el turismo de eventos, de congresos, convenciones y viajes de incentivos -buscando además integrarse en la Red de Ciudades de Congresos, lo que facilitaría trabajo- pero además por el Rest and Running cada vez más de moda además para completar la oferta deportiva, y todo esto además de la consabida terna que forman vino, caballos y flamenco.

Para esta última se ultima una alianza estratégica con Sevilla y Granada -rival de Jerez en la carrera por la Capitalidad Cultural Europea en 2031, lo que le ha costado al alcalde granadino, Francisco Cuenca, un tirón de orejas del PP local-, una iniciativa en la que las tres ciudades pueden salir beneficiadas si se hacen bien las cosas, como es la intención.

Todo esto, esta teoría, ha quedado la mar de bonita en Ifema, donde (casi) todos los años por enero son sonrisas y buenas intenciones y perspectivas turísticas hasta la próxima edición de Fitur. Esa es la teoría pero ahora hay que ponerla en práctica. No estamos hablando de un asunto menor, vistas las cifras que mueve el turismo -y todo lo que lleva aparejado- en una ciudad carente de un sector industrial potente. Así que hace bien el Ayuntamiento en poner en valor -expresión preferida por los políticos- el turismo como fuente de ingresos y centrar esfuerzos y recursos en lograr que el visitante que venga, repita.Así, solo falta que la teoría se ponga en práctica, y para cuidar al visitante, al turista, nada mejor que tener abierta la Oficina de Turismo por las tardes, sobre todo los fines de semana, que es cuando más gente de fuera viene a la ciudad. Los buenos propósitos hay que demostrarlos y ratificarlos con buenas acciones y si Jerez quiere vender turismo no se entiende que la Oficina Municipal solo abra por las mañanas. Hay que solucionar este problema, y cuanto antes, mejor: con la tienda cerrada es imposible vender.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios