Dos fumadoras

Conchita Montes era lo más parecido a un 'cocktail' europeo: una buena dosis de distinción británica, bastante encanto francés y unas gotas de gracia madrileña.