Dos años sin Carlos

Hagan la prueba de leerlo o releerlo. Reconforta su coraje polemista, su brillantez literaria, su estimulante ironía, su superioridad intelectual sin soberbia, su generosidad.