Diario de Pasión

El detalle al padre Jesús, lo más destacado por todos

  • El continuo nombramiento a cofrades “que se fueron” fue muy agradecido e hizo brillar los ojos de emoción de la mayoría de los presentes en el Villamarta

Emotivo sin duda presentó el pregón Manuel Garrido Arcas sobre las tablas del teatro Villamarta. Muchos fueron los cofrades que volvieron a estar presentes, esta vez, en los folios de un pregonero que provocó que más de una lágrima se deslizara sobre las mejillas de los allí presentes.

En general, la mayoría coincide en destacar el inicio del pregón con ese pequeño homenaje que Garrido ha querido tener con el Padre Jesús, fallecido hace tan sólo unos meses, así como el poema a Manolo Mesa, “Manolito el del Huerto”.

Tras el pregón, la alcaldesa Pilar Sánchez declaró “ha sido una lección magistral de templanza y fuerza, manteniendo el nivel en todo el pregón dando especial relevancia a los tramos del recuerdo, me ha gustado mucho lo dedicado al padre Jesús, estando presente hoy entre nosotros, así como el reconocimiento a Manolo Mesa, en general un recorrido muy bonito por nuestra Semana Santa, un buen sabor de boca que nos deja el listón muy alto y nos abre las puertas de la Semana Santa”.

Manuel Muñoz Natera, presidente de la Unión de Hermandades confesó al término del acto “me ha hecho llorar al inicio del pregón con la parte dedicada al Padre Jesús, en regla general un pregón con sentimiento y cariño, un pregón fuerte”, también señaló como curiosidad que la botella de agua que reposaba junto al atril permanecía intacta, el pregonero permaneció los casi noventa minutos que duró el acto sin probar un trago de agua;así mismo comentó sus deseos de buen tiempo con sol y calor para la Semana Mayor, pidiendo respeto a nuestras cofradías en sus respectivas salidas procesionales.

El hermano del pregonero, Francisco, encargado de la presentación de Manuel, se sintió en sus declaraciones muy sorprendido por las diferentes métricas utilizadas “ha tenido un empiezo y final valiente, de hombre de iglesia, ha poetizado mucho con décimas y romances, no me lo esperaba”, por otra parte también destacó el emotivo recorrido por los pregoneros de la Amargura.

Por último, el propio Manuel Garrido Arcas, al término de su pregón declaró “me encuentro igual que antes de empezar, me he llevado gran parte del pregón con la boca seca, que ha provocado que me saltase palabras”, asimismo confirmó “es la segunda vez que leo el pregón, estaba escrito desde hace muy poco tiempo, precisamente en la comida de los pregoneros decidí darle este formato en orden de salida, he querido narrar la pasión según Jerez”, por último afirmó “cuando empezó a sonar la canción del padre Jesús mi corazón empezó a palpitar fuertemente pero miré para otro lado y algo me ayudó a tranquilizarme” .

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios